Bienvenida

¡GRACIAS POR SU INTERÉS!

Bienvenido/a a este blog, que nace, con el año 2012, como vehículo para divulgar y compartir inquietudes e ideas, sobre todo en materia de turismo. Antes, he aquí el documento resultado de casi cinco años (2010 a 2014, 55 artículos) escribiendo cada mes en HEconomia, con análisis y propuestas para el turismo provincial: https://dl.dropboxusercontent.com/u/48698330/HEconomia_2010_2014_55_articulos.pdf

Además, en las siguientes URLs encontrará más, mucho más, sobre mi actividad académica: http://www.uhu.es/alfonso_vargas/ - http://alfonsovargassanchez.wix.com/geidetur

Y lo más importante: ¿aún no conoce Huelva? Descúbrala en el siguiente enlace y en la presentación que sigue: http://www.turismohuelva.org - https://www.dropbox.com/s/8ada1ku91qtoknc/AunNoConocesHuelva.pps?dl=0

jueves, 30 de abril de 2015

COMUNICADO DE PRENSA


GEIDETUR participa en un estudio mundial para crear un 
Índice de Destinos Turísticos de España

·        Investigadores de la Universidad participan en el desarrollo de la mayor encuesta mundial sobre investigación de destinos turísticos.
·        Tras la recogida de datos elaborarán un informe con los destinos turísticos favoritos de España.

Huelva, 20 de abril de 2015. El Grupo de Investigación en Estrategias de Innovación y Desarrollo en la Empresa Turística (GEIDETUR) de la Universidad de Huelva ha llegado a un acuerdo de colaboración con GITUR -Grupo de Investigación en Turismo del Instituto Politécnico de Leiria (Portugal)-, por el que GEIDETUR se integrará en una red mundial de investigación de destinos turísticos, orientada a la creación de un Índice Global de Destinos Turísticos e índices de destinos turísticos de los países participantes en la red. El Índice de Destinos Turísticos de España se desarrollará a partir de los datos obtenidos en una encuesta mundial online, basada en la plataforma multilingüe “Favourite Destinations” (www.favouritedestinations.com).

En este momento, la encuesta está disponible en 30 idiomas, cubriendo alrededor del 85-90% de la población mundial: inglés, chino (simplificado y moderno), portugués, árabe, ruso, japonés, alemán, indonesio, coreano, francés, turco, italiano, polaco, holandés, húngaro, eslovaco, checo, sueco, catalán, noruego, búlgaro, griego, lituano, letón, croata, persa, armenio y nepalés. Muy pronto esta "Torre de Babel" se incrementará, alcanzando un total de 40 idiomas, con el fin de permitir que todos (o casi todos) los turistas del mundo puedan responder en su propia lengua materna.

Después de la fase de recogida de datos, que tendrá una duración de cuatro meses (de abril a agosto), GEIDETUR producirá un informe en el que serán presentados los destinos turísticos favoritos de España, en relación a los siguientes productos: sol y playa, turismo cultural, ecoturismo, salud y bienestar, turismo rural, turismo gastronómico y vino, turismo urbano, turismo religioso, turismo de compras, cruceros, golf y turismo de negocios.

El Grupo de Investigación de Estrategias de Innovación y Desarrollo en la Empresa Turística (GEIDETUR), dirigido por el Prof. Alfonso Vargas, está compuesto por un total de diez investigadores. Las líneas de investigación que desarrollan son las siguientes:
    • Destinos Turísticos Inteligentes.
    • Gestión del Conocimiento.
    • Gestión Medioambiental.
    • Innovación.
    • Internacionalización.
    • Responsabilidad Social Corporativa.
    • Turismo Industrial (turismo minero, turismo enológico, turismo de visita a empresas en general).

Para más información: http://www.uhu.es/GEIDETUR/index.htm

sábado, 25 de abril de 2015

HUELVA TAMBIÉN EXISTE. UNA MIRADA A NUESTRA CRISIS CON ESPERANZA

2014 ha sido otro año decepcionante para nuestra provincia: mientras a nivel autonómico y nacional la recuperación económica comienza a asomar, en Huelva hemos seguido cayendo: ahí están los datos del mercado de trabajo (según la Encuesta de Población Activa del INE cerramos el año con 10.300 desempleados más y una tasa de paro del 35,26%), del turismo (reducción tanto del número de viajeros y pernoctaciones en año record para Andalucía y España), ningún avance significativo en materia de infraestructuras, ni en lo que se refiere al Parque Científico y Tecnológico, que sigue en stand by, o al Parque Huelva Empresarial, etc. etc. Por tanto, ya no es la crisis (en general), sino nuestra propia crisis (en particular).

Año tras año seguimos igual: refiriéndonos a la tierra de las eternas potencialidades que no terminan de transformarse en una floreciente realidad económica y social. El caso más claro de fracaso colectivo (y no sólo de los poderes públicos, para ser justos) está en el turismo provincial. Y es preocupante porque lo que nos pasa es que no sabemos lo que nos pasa (aunque hay gente que podría ayudar). Y no sé si en realidad queremos saberlo, porque supone reconocer errores, y más en un año electoral triple. Como decía Einstein, "Locura es hacer la misma cosa una y otra vez esperando obtener diferentes resultados". Todo lo hemos justificado con la clásica barrera al aprendizaje del enemigo exterior: la crisis con los consiguientes recortes, el gobierno de otro color político que no invierte en las infraestructuras necesarias…pero hay algo más y cosas que podemos hacer: sin autocrítica no hay progreso, aunque no nos gusten oír algunas cosas.

El color del futuro

Con todo, mirando hacia adelante, diría que el presente es incierto y duro, pero con un futuro esperanzador:

-Incierto porque van a producirse cambios, no sabemos aún en qué sentido, pero son inevitables ante la gravedad de la situación: de hecho ya han empezado en una institución tan señalada como la Federación Onubense de Empresarios.

-Duro porque nuestro ya débil tejido empresarial (sobre todo pymes y microempresas) se ha visto mermado severamente, las empresas que han conseguido resistir lo hacen, en general, con muchas dificultades, y muchas familias lo han pasado y siguen pasando muy mal. A menudo echo de menos un expreso reconocimiento del pozo en el que estamos y de las crecientes bolsas de pobreza existentes, cuya configuración ha cambiado en estos últimos años, como así han puesto de manifiesto diversas organizaciones solidarias, como RESURGIR: muchas familias de la cada vez más estrecha clase media han pasado a una situación de pobreza lacerante.

-Pero esperanzador, porque una nueva generación de emprendedores está llegando, jóvenes en edad y/o en espíritu que encaran la realidad con una visión más amplia (generalmente han salido fuera, lo cual deja una impronta) y de una forma proactiva e innovadora, abanderando  la triple T del Prof. Richard Florida: Talento, Tecnología y Tolerancia. Esta es como una suerte de lluvia fina que tarda en calar, pero que termina transformando la realidad.

Necesitamos un compromiso

Somos conscientes que gobernar, y más en estos tiempos de estrecheces, es difícil. Pero hemos de pedir a quienes nos gobiernan que trabajen en una serie de prioridades:

-Que apoyen más a nuestros emprendedores; necesitamos muchos más y en nuestro país seguimos sin ponérselo fácil a quienes se plantean crear su propia empresa: según datos del Banco Mundial en su reciente estudio “Doing Business 2015”, ocupamos el puesto  74 (entre 189 economías) en lo que se refiere a apertura de un nuevo negocio. Se ha avanzado, sí, pero no lo suficiente: aún estamos lejos de las economías más desarrolladas. Ahí encontraremos parte de la respuesta a por qué no tenemos más empresas, todas esas que necesitamos, de forma que esta tarea no se convierta en un esfuerzo hercúleo y casi heroico.

-Que definitivamente pongan a funcionar la llamada triple hélice: empresas, administraciones públicas y agentes del conocimiento (especialmente la UHU) trabajando al unísono, dentro de una hoja de ruta previamente definida y a ser posible consensuada.

-Un pacto de “Estado” por la provincia que, a modo de grandes directrices de lo que podría llegar a ser un plan estratégico provincial, consensue las prioridades en materia de infraestructuras. Pese a los retrasos acumulados que podamos esgrimir, una carta a los “Reyes Magos” no es un planteamiento que nos fortalezca y legitime, y más en tiempos de apreturas como los que vivimos y seguiremos viviendo al menos a medio plazo. El documento inicial de la Agrupación de Interés promovida por la Autoridad Portuaria va en este sentido, aunque necesita un determinado liderazgo del que quizás se carece, como inmediatamente referiré.

-Esto exige, para que tenga éxito, una altura de miras por parte de los dirigentes políticos y sociales en general, oteando más allá de los tiempos electorales e intereses propios, además de un liderazgo políticamente neutral que, al inspirar la confianza suficiente, pueda aglutinar las voluntades necesarias y dinamizar este proceso.

-Con ese resultado y el apoyo de toda la ciudadanía, procurar las complicidades necesarias a nivel autonómico y nacional. Hemos tenido escaso peso donde se toman las decisiones y se priorizan las inversiones.

-No dejar esta reivindicación sólo en manos de nuestros representantes. Cada ciudadano ha de asumir su propio rol activo. La campaña “Teruel existe. Somos todos” puede ser un referente para la movilización ciudadana. ¡Huelva también existe!

-Finalmente, incluso trascendiendo este planteamiento, Huelva tiene un problema de imagen (o incluso de no imagen) exterior, que acaba por afectar a todos sus sectores productivos. Cabría plantear, pues, la creación de un ente gestor de la marca e imagen de Huelva.

Y la ayuda de todos

Como escribió el glorioso estratega militar chino Sun Tzu, en su famoso libro “El Arte de la Guerra”, los buenos gobernantes son aquellos que tienen conocimiento, sinceridad, benevolencia, coraje y firmeza. A mi juicio, aún representa una descripción a tomar en cuenta a pesar de haber sido hecha  en el siglo IV antes de Cristo.

Debemos ayudar a nuestros gobernantes, del mismo modo que estos deben dejarse ayudar. Los políticos no son extraterrestres, son parte y reflejo de la sociedad. Si la sociedad es en general apática, tenemos muchas papeletas para que nuestros representantes sean apáticos; si la sociedad está ayuna de ciertos valores, esos valores muy probablemente no estarán presentes en la gestión pública, etc. Pero a la vez son ellos, en el ejercicio de su poder, quienes inciden y condicionan la sociedad, adormeciéndola o estimulándola, inyectando unos valores u otros. Somos producto de la sociedad pero a la vez productores de la misma. Es la autopoiesis propia de los sistemas complejos, como la denominaron los biólogos chilenos Maturana y Varela. En otras palabras, ahí está precisamente su responsabilidad, y la de cada uno de nosotros.
---
Publicado en RESURGIR, nº 28, Primavera 2015, pp. 8-9.


lunes, 20 de abril de 2015

EL MURO: DE LA INCERTIDUMBRE

A lo largo de la historia, el ser humano ha intentado afanosamente controlar su futuro. Éste ha sido uno de nuestros anhelos como ser “superior” por su inteligencia, y a través del conocimiento científico nos hemos esforzado en ir dando pasos en el sentido de la anticipación, de la predicción. Siempre fue una tarea difícil e inconclusa, cuando no frustrante, pero hoy resulta prácticamente imposible. La creciente complejidad derivada de la multiplicidad de interacciones que se dan a escala global en una economía (y sociedad en general) hiperconectada, hace que el control de los efectos de nuestras acciones sea cada vez más limitado. Piénsese en el popular “efecto mariposa”.  Por tanto, si el futuro no es posible controlarlo, la posición ha de cambiar en el sentido de tratar de crearlo. Si la incertidumbre no es posible eliminarla, tenemos que acostumbrarnos a vivir con ella, manejando diferentes escenarios, dotándonos de alertas para detectar señales débiles, siendo capaces de absorberlas e interpretarlas, así como de responder con rapidez y flexibilidad; eso sí, siempre sabiendo qué es lo que buscamos , adónde queremos llegar.

Trasladando todo esto al turismo provincial, la incertidumbre es tanto más alta en cuanto que carecemos de esa infraestructura de inteligencia competitiva que resulta imprescindible hoy. No todas las infraestructuras necesarias son las de transporte y comunicaciones, por muy importantes que estas sean. La relativa a la inteligencia competitiva -la información para una toma de decisiones lo más fundamentada posible, la  definición de una estrategia a seguir para desestacionalizar el destino (que no se nos ocurra hacerlo, por favor, a través del llamado turismo de borrachera, como en otros lugares), la coordinación entre las administraciones prestatarias de los servicios públicos que utiliza o puede utilizar el turista, nuestra propia organización interna-  sí que depende de nosotros: está en nuestras manos dotarnos de ella o no, y hasta ahora la constatación es una respuesta negativa a esta cuestión clave, en contra de lo que se hace en muchos otros destinos. No es el único factor que determina el éxito o el fracaso, pero sí uno de ellos.

Contra todo pronóstico, por las tendencias operantes a nivel nacional y regional, 2014 fue un año, en general, malo. Yo mismo me equivoqué en mis vaticinios de un cierto repunte, aunque ligero. Ahora, pensando en 2015, aun siendo conscientes de la volatilidad existente, que debe mantenernos siempre alertas y actuar coyunturalmente, se están dando las condiciones propias de una tormenta perfecta, en sentido positivo; condiciones para entrar en un círculo virtuoso: petróleo más barato, costes laborales más competitivos, mayor productividad en las empresas,  exportaciones (mercados emisores de turistas fuera de la zona euro) favorecidas por la depreciación de nuestra moneda, inestabilidad creciente en casi todos los países (competidores) de la cuenca sur del Mediterráneo…Todo esto, unido a una recuperación –aunque sea cautelosa-de la economía doméstica e incluso de los principales países emisores europeos, nos afecta favorablemente.

Por tanto, si en estas condiciones Huelva no remonta, la confirmación de que tenemos ante nosotros un muy serio problema de modelo turístico será aún más evidente. Ante lo que pueda pasar corremos dos riesgos:

-Si las cosas mejoran algo, escudarnos en ese espejismo para seguir como hasta ahora, sin atajar los problemas de fondo de planificación, coordinación y organización expuestos más arriba.

-Si los resultados siguen sin ser aceptables, caer en la involución, con la consiguiente desaparición de todo atisbo de liderazgo y abandonando cualquier intento de “coger el toro por los cuernos”, tratando de salvar la cara con las consabidas referencias al aeropuerto, el AVE…. Es decir, la desmembración de la provincia de Huelva como destino turístico, pues ante la evidencia de un liderazgo inexistente cada una de las partes del sistema tenderá  a actuar según sus propios  criterios (el principio de la entropía o desorden), si llevamos la situación a su extremo.

Ninguno de estos dos escenarios son, desde mi punto de vista, aceptables. Esta es, pues, una llamada a la responsabilidad. Hay soluciones, pero se necesita voluntad política y la complicidad del tejido empresarial local y los agentes sociales. Si nosotros no marcamos la pauta, es decir, si nosotros hacemos dejación de nuestra capacidad para definir el modelo de desarrollo turístico que deseamos para nuestra tierra, otros de fuera lo harán por nosotros. No creo que esto nos convenga.

Como dijo el teólogo y matemático inglés del siglo XIX William George Ward: “Las oportunidades son como los amaneceres, si uno espera demasiado se los pierde”. Atención, que podemos perder esta oportunidad: miremos definitivamente al turismo del siglo XXI. A menudo tiene uno la sensación de que seguimos anclados en el XX.
---
Publicado en Huelva Información, 19-4-15, p. 14.


lunes, 6 de abril de 2015

EL MURO: DE LA VIDA

A veces la vida se hace cuesta arriba, un muro que parece infranqueable. Todo parece indicar que esto fue lo que le sucedió a Andreas Lubitz, el tristemente ya famoso copiloto de la compañía aérea Germanwings. Este es sólo un ejemplo, muy notorio por sus consecuencias y repercusión mundial, pero es algo que continuamente y en todas partes sucede a personas anónimas, que por diferentes circunstancias se sienten incapaces de subir ese muro que la vida les ha colocado delante, y continuar.

Estas situaciones me conducen a reflexionar acerca del sentido de la vida, un tema, por cierto, muy acorde con el sentido espiritual e íntimo que para muchos estas fechas de Semana Santa siguen representando, más allá de otro tipo de perfiles más mundanos que también la adornan.

No pocas veces ese muro es la decadencia física, la enfermedad y el sufrimiento de nuestros mayores y seres queridos, cuando se siente que es demasiado doloroso para ser sobrellevado. La llamada “ley de vida” tampoco sirve de consuelo, pese a saber que es cierta y contar con que ha de llegar. No digamos cuando lo antedicho se produce en contra de esa ley natural. La vida en el submundo de los hospitales y las residencias de ancianos puede ser anímicamente devastadora, a la vez que emocionante al ver como muchas personas se entregan por los demás con un espíritu encomiable, tanto profesionales como cuidadores.

En otras ocasiones el muro se coloca en el plano profesional, cuando no encuentras las oportunidades por las que tanto te has esforzado; cuando percibes que ya no puedes hacer más o nada que valga la pena;  cuando, en el fondo, has perdido la esperanza. Lo ha ejemplificado en estos días un laureado deportista olímpico español, David Cal, cuando declaró, con lágrimas en los ojos, que se retiraba porque había perdido la ilusión, la motivación.

En estas situaciones cabe preguntarse ¿qué sentido tiene seguir? ¿Para qué vivir, si sólo es sobrevivir sin expectativas que lo justifique?

Cada uno, dependiendo de sus creencias y de su fortaleza interior, puede hallar, o no, una respuesta. Yo ahora quiero re-encontrarla, porque también perdí esa imprescindible ilusión que necesitas para seguir avanzando, y además ofrecerla a los demás, por si, dentro de mi modestia, a alguien sirviera.

Recuerdo que mi mejor maestro en la universidad me dijo en cierta ocasión: Alfonso,  cuando tengas dudas acude a los fundamentos. Estábamos hablando del mundo empresarial, pero igual vale para la vida cotidiana: los fundamentos son tu misión en la vida y tus valores.

En este sentido, dentro del ámbito al que la vida me ha conducido, distinto al suyo, yo quisiera hacerlo como mi padre, sabiendo que no podré llegar tan lejos como él pese a que tuvo que lucharlo en circunstancias más adversas. Él me inculcó unos valores y una misión, que sintetizo en un onubensismo no vacío o de cara a la galería, sino cuajado de solidaridad y ayuda a los demás; con responsabilidad, sobriedad, sencillez, sin alharacas, pero con el corazón puesto en todo lo que hacía, ese gran corazón que fue el último en resistir los embates de la enfermedad. Yo quisiera poder dejar alguna huella, siguiendo su estela, aunque nunca será tan profunda como la suya. No dejaré ni descendencia ni fortuna: no las tengo. Pero sí quisiera ser útil a los demás (especialmente a los jóvenes) y a la sociedad tanto como pueda. Quisiera que eso pudiera hacerlo, desarrollando todo el potencial que pudiera tener, al servicio de mi comunidad, pero si no (me cuesta rendirme) buscaré otra /s con lo único que tengo: convicción de que siempre hay que mirar hacia arriba, capacidad de superación y algunos conocimientos, que sólo gracias a él, y a lo que en toda su vida trabajó, pude acumular.

Como no sería nada sin él, este es un pequeño homenaje a mi padre, Pepe Vargas, que siento la necesidad de compartir, sobre todo por los valores que representó y que son tan necesarios en la sociedad actual. Ahí quedó su obra, que hará que siempre esté con nosotros. No pasó sin más por la vida, y eso es un motivo de orgullo.
---
Publicado en Huelva Información, 5-4-15, p. 22.


¡GRACIAS!

















ALGUNAS FOTOS QUE ME HAN ENVIADO