Bienvenida

¡GRACIAS POR SU INTERÉS!

Bienvenido/a a este blog, que nace, con el año 2012, como vehículo para divulgar y compartir inquietudes e ideas, sobre todo en materia de turismo. Antes, he aquí el documento resultado de casi cinco años (2010 a 2014, 55 artículos) escribiendo cada mes en HEconomia, con análisis y propuestas para el turismo provincial: https://dl.dropboxusercontent.com/u/48698330/HEconomia_2010_2014_55_articulos.pdf

Además, en las siguientes URLs encontrará más, mucho más, sobre mi actividad académica: http://www.uhu.es/alfonso_vargas/ - http://alfonsovargassanchez.wix.com/geidetur

Y lo más importante: ¿aún no conoce Huelva? Descúbrala en el siguiente enlace y en la presentación que sigue: http://www.turismohuelva.org - https://www.dropbox.com/s/8ada1ku91qtoknc/AunNoConocesHuelva.pps?dl=0

sábado, 25 de octubre de 2014

DECLARACIONES SOLEMNES

EN la última lección inaugural de la Universidad de Huelva, el profesor Alfonso Vargas hacía alusión a la necesidad de recuperar lo ético, mencionando la deontología y lo que ha dado en llamarse eufemísticamente "responsabilidad social corporativa". Con ello se situaba en línea con una corriente que va tomando fuerza desde hace unos pocos años; precisamente, a raíz del surgimiento de la crisis económica que ha destapado y, sobre todo, puesto en evidencia malas prácticas y corrupciones sin que se libren de estas ni individuos ni ningún sector o grupo. Por otro lado, hace un par de años, el BBVA publicó un voluminoso libro, titulado Valores y ética para el siglo XXI, con la colaboración de eminentes expertos, abordando el tema en relación con la empresa, finanzas, ciencia, tecnología, pobreza y otras cuestiones más de indudable importancia. Por otro, Ana Botín, presidente del Banco Santander, en la Conferencia de Banca Internacional, el pasado día 22, afirmaba que los bancos existen para contribuir al progreso de las personas y de las empresas -¿qué pensarán los desahuciados?- y ayer, reflejaba tales ideas en un artículo de opinión en las páginas de un periódico. Por último, para completar y no ser exhaustivo, también ayer se difundió que Adela Cortina había obtenido el Premio Nacional de Ensayo por su libro ¿Para qué sirve realmente la ética? -obra muy recomendable, con un lenguaje asequible para el gran público y que atiende a las diversas esferas de lo humano.

Por lo que se ve, la ética está de moda, se apela a su existencia no sólo como recurso retórico sino, asimismo, como propuesta terapéutica para resolver los innumerables problemas que nos aquejan y eso, en principio, está muy bien porque llevan razón los que así se pronuncian. Comportamientos éticos individuales y corporativos hubieran evitado muchos sufrimientos e, incluso, pérdidas de puestos de trabajo, de dinero y de recortes sociales. Estamos, pues, tal como es fácilmente detectable, en época de declaraciones solemnes, de discursos cargados de buenas intenciones, de golpes de pecho y de rasgarse vestiduras; entre otras razones, porque en este momento proporciona buena imagen, es lo que vende. Sin embargo, como nos advierte el refrán: "No es lo mismo predicar que dar trigo". Hasta ahora, fundamentalmente, lo que tenemos son sólo palabras, y hay un déficit notable en lo más importante: la práctica ética en el día a día y en cada situación. Y, claro está, eso ya es harina de otro costal.
---
Autor: Francisco Revuelta
Publicado en Huelva Información, el 24.10.2014

viernes, 10 de octubre de 2014

CERO EN TURISMO

CERO en conducta (1933) es el título de la hermosa película de Jean Vigo, todo un incunable en la antología de los grandes hitos del cine. Permitan que lo traiga aquí hoy como calificación asignada a una gestión fallida en el turismo de Huelva. Hace días leíamos la palabra decepcionante aplicada al balance turístico de este verano en nuestra provincia. Palabra en boca de uno de los responsables de esa eterna asignatura pendiente que es el turismo en Huelva. Algo que viene de antiguo. De muy antiguo, si nos remontamos a los años sesenta, cuando se elaboraban planes y proyectos para situarnos en una plataforma de lanzamiento del que partieron otras provincias españolas que consiguieron alcanzar una órbita con resultados muy propicios para ellas.

Es muy ingrato lamentarse de cuantos intentos han resultado fallidos y de que, pese a los años transcurridos, hayamos llegado a este punto en que el turismo español es un potencial de extraordinario ingresos para España y Huelva se quede fuera de ese auge, de espectaculares consecuencias en el verano que hemos disfrutado, que han sido calificados de históricas y de las que nuestra provincia no ha participado, siendo la única que se ha quedado fuera de tan venturosos beneficios. Y es curioso que en ese capítulo de lamentos ante lo que ha llegado a considerarse un descalabro, se susciten los mismos lugares comunes de nuestra ineficacia en tan importante sector de la economía provincial.

Uno no puede menos de recordar ese voluntarismo de unos y de otros implicados en tan decisiva gestión que se traduce en optimistas e infladas previsiones cuando se inicia una campaña vacacional en distintas épocas del año, muchas veces coreadas por los propios medios informativos, que contrastan dolorosamente después con unos resultados decepcionantes lejos de las cifras que se auguran o se aseguran, dada la convicción con la que algunos las esgrimen. Y lo que en otros casos o en otros lugares se celebra como datos de franca recuperación en la ocupación hotelera y en la restauración en una temporada sensacionalmente favorable, aquí presenta un balance desolador.

Hora es de abandonar falsos espejismos y afrontar la realidad de nuestras carencias, de nuestras limitaciones, de nuestras incapacidades, y que políticos y empresarios agilicen ideas, proyectos y fórmulas que resulten más efectivas. Dejémonos de localismos y provincianismos obsoletos e ineficaces y sigamos ejemplos más ambiciosos que a otros les han proporcionado efectos muy prósperos. Tal vez, deban ser otras personas las que tengan que gestionar la potencialidad turística que sin duda posee Huelva y que no se ha sabido impulsar convenientemente.
---
Autor: Vicente Quiroga
Publicado en Huelva Información, el 09.10.2014

jueves, 9 de octubre de 2014

ANÁLISIS DE LA PROVINCIA DE HUELVA COMO DESTINO TURÍSTICO ENTRE 2008 Y 2013

Como complemento del post del pasado día 7, UNA NUEVA TEORÍA DE LA ESTRATEGIA PARA EL SIGLO XXI (TAMBIÉN PARA EL TURISMO), se anexa un cuadro de mando con un conjunto de indicadores básicos acerca del turismo en la provincia durante el periodo 2008-2013: indicadores de competitividad (clasificados en tres apartados: gestión del destino, mercados, y productos y recursos)  e indicadores de calidad de vida. Lo que no se mide no se puede gestionar, aunque esto no parezca importar mucho a las autoridades competentes. Por mi parte no caben más palabras, sino presentar los datos disponibles para que cada cual se forme su opinión y, si lo considera oportuno, se exprese como ciudadano responsable.

Publicado en HEconomia.es el 06/10/14: http://www.heconomia.es/proveedores.asp?o=-1176460162


miércoles, 8 de octubre de 2014

HUELVA SE NOS ESTÁ MURIENDO POR INACCIÓN PROPIA

Entrevista publicada en el diario Huelva Información el lunes 6 de octubre de 2014, p. 10. Se reproduce a continuación.

-¿Por qué es importante la estrategia para el turismo onubense? 

-Hay un tema muy machacado, el de las infraestructuras, en el que podemos hacer la carta a los Reyes Magos con el aeropuerto, el Ave, etc. Pero lo serio es establecer prioridades. Y esto se hará en función de cuál es el modelo de desarrollo turístico que queremos para la provincia, para actuar coherentemente y determinar cuáles son nuestras prioridades en materia de infraestructuras, por ejemplo. Que hay un déficit en infraestructuras en la provincia, es evidente, pero esa especie de mantra se ha convertido en una cortina de humo para no asumir ninguna responsabilidad, ni para hacer otras cosas que sí están en nuestras manos y que, sobre todo, tienen que ver con organizarnos mucho mejor.

-...Para establecer una estrategia única pero dinámica. 

-Claro. Debe haber una estrategia articulada dentro del territorio y adaptable en el tiempo. Lo que tenemos son iniciativas parciales que no están articuladas. En determinados momentos salen temas y empezamos a movernos sobre eso. Hoy se habla de los cruceros, y en otro momento del turismo rural. Pero debemos tener una estrategia a largo plazo, saber qué buscamos y qué queremos. Aquí, lo único que se hace es promoción del destino, pero eso solo no es suficiente. Si promocionas el destino, traes a la gente y luego resulta que aquí las cosas no están en orden -el servicio que se presta no tiene la calidad adecuada y la profesionalización de quienes prestan esos servicios tampoco es la correcta y no hay buenos servicios públicos-, al final, las expectativas del turista no se cumplen y la propia promoción se vuelve en contra. Primero hay que saber cómo promocionar y a qué tipo de clientes dirigirnos.

-Por eso es necesario un Centro de Estrategia Turística en Huelva. 

-Ésta es la única provincia andaluza que no ha contado, ni cuenta, ni al parecer quiere contar, por lo que se ve, con lo que también se conoce como Observatorio Turístico. Esto significa que se va a ciegas, o meramente a impulsos o por intuición. ¿Qué nos diferencia? No se sabe. ¿Y qué estamos vendiendo? Todo eso tiene que ser fruto de una reflexión colectiva, que esté recogido en un plan, con acciones, con metas, con indicadores y con rendición de cuentas.

-¿Y qué ha fallado? ¿Por qué esa falta de rumbo? 

-Porque no nos terminamos de creer la importancia del turismo para el futuro de la provincia. Huelva se nos está muriendo. Hoy es Celulosas, mañana será otra cosa. Y se nos está muriendo por inacción e incapacidad propias.

-¿Falta una estrategia general?

-Sí, global. La estructura económica de la que hemos estado viviendo en Huelva, o malviviendo, se nos está cayendo a pedazos.

-Se insiste en que la agricultura y el turismo es el futuro. 

-Pero no nos lo tomamos en serio. Y luego las empresas son también muy cómodas: es la cultura que se ha instalado. Dicen, claro está, que los entes públicos hagan más promoción, ¿pero ellas están promocionando el destino? Siempre le echamos la culpa a los políticos y a las instituciones públicas pero es que las empresas de renombre que están instaladas aquí tampoco contribuyen como debieran.

-¿Hay falta de ambición? 

-Es que creo que, en general, tampoco se ha hecho un esfuerzo por que la sociedad se implique y nos creamos todos la importancia que para el futuro de esta provincia tiene el turismo. Al final queda la agroalimentación -que está funcionando razonablemente bien, dando pasos adelante y avanzando en algo tan importante como la investigación y desarrollo- y el turismo, que no termina de arrancar. Y siempre le echamos la culpa a la falta de infraestructuras, pero, insisto, hay muchas más cosas que podemos hacer. No hay más que ver las estadísticas de la percepción que tienen los turistas de nuestra provincia en comparación con el resto de Andalucía. Estamos a la cola en todo, salvo en el golf. Hace falta gestionar el destino, y gestionarlo es mucho más que hacer marketing.

-¿Se tiene poco en cuenta a la Universidad en el sector? 

-Prácticamente nada. Hay tres patas que tienen que colaborar: la empresa, las administraciones públicas y la Universidad; la triple hélice, que se llama. Ésta tiene que moverse junta pero la Universidad tiene también su responsabilidad. Ha sido incapaz de hacer algo tan sencillo como decirle a la sociedad: "Aquí están los mejores recursos humanos que tenemos, especializados en este tema, al servicio de ustedes, para lo que ustedes necesiten". No ha sido capaz de organizarse en un Centro de Estrategia Turística o Instituto de Investigación o como se le quiera llamar. Aquí tenemos especialistas en estos temas dentro de diversos ámbitos; queremos investigar, no sobre lo que nosotros creemos que es bueno para la provincia, sino sobre lo que la provincia nos diga que necesita. Y se pueden hacer cosas de envergadura.

-¿Es vital para el futuro? 

-Es que es el paso previo para todo. Debe haber un órgano capacitado para pensar globalmente y diseñar una estrategia. Se dice que no vienen inversores, pero cómo van a venir si no saben cuáles son las reglas que se van a encontrar aquí. Todo eso nos daría una imagen de un destino serio, que sabe lo que quiere, que sabe lo que busca, que sabe cuáles son sus prioridades, y eso para un inversor es muy importante . Y es que no somos un destino serio, organizado, vertebrado y que sabe a dónde va.

-Tiene mucho que ver con el concepto de Destino Turístico Inteligente que impera ahora. 

-En efecto, es que hoy en día va de eso y nosotros nos estamos quedando atrás. El último gran tren que podemos coger es el de Destino Turístico Inteligente. Hay muchas provincias que tienen sus proyectos y están trabajando sobre eso, que tiene que ver con la tecnología, pero también con una capacidad de organizarse, de reunir buenos datos estructurados para poder tomar decisiones. Es plantear un proyecto serio, que nos dirá cuáles son las prioridades y las acciones a tomar.

-Y corregir ese déficit inversor. 

-Claro. Pero, por ejemplo, lo de la Escuela de Hostelería de Islantilla es incomprensible, si es verdad que asumimos que el sector del turismo es prioritario, y que dentro de éste, la gastronomía es un atractivo fundamental y que tenemos que prestar un servicio excelente a quienes nos visitan, sobre todo si hablamos de turistas extranjeros, que están más acostumbrados a otro tipo de oferta.

-¿Huelva no está preparada para el turismo extranjero? 

-No está suficientemente preparada. Tiene que organizar la casa internamente para ser capaz de atender adecuadamente a ese turismo internacional. El déficit de idiomas es evidente, y el déficit de la calidad de servicio al cliente -no lo digo yo, lo dicen las encuestas, que nos dejan a la cola de Andalucía-; y el de la movilidad interna.

-Personalmente, ¿qué modelo turístico cree que debería tener Huelva? 

-El anclaje de quien nos visita a Huelva tiene unos ejes muy claros: no masificación, tranquilidad, naturaleza, paisajes, playas, clima. Entonces, si lo que el turista espera de nosotros es un destino no masificado, tranquilo, donde pueda disfrutar de nuestra biodiversidad, de nuestros ecosistemas, de nuestra naturaleza, de nuestros paisajes y playas... el modelo no puede ser el turismo de masas del siglo pasado. Esto no puede ser otra Costa del Sol u otro Benidorm. Tendrá que ser un modelo de baja densidad, de mayor calidad, donde se busque un turista de mayor poder adquisitivo. Es decir, la rentabilidad no vendría por la cantidad. No volvamos a repetir los errores del siglo pasado. Menos, pero que se queden más, gasten más y vuelvan.




martes, 7 de octubre de 2014

UNA NUEVA TEORÍA DE LA ESTRATEGIA PARA EL SIGLO XXI (TAMBIÉN PARA EL TURISMO)

LECCIÓN INAUGURAL CURSO ACADÉMICO 2014-2015, pronunciada el miércoles 1 de octubre de 2014.

Disponible en:

http://www.uhu.es/publicaciones/ver_libro.php?CodLibro=879
y
http://www.slideshare.net/alfonsovargassanchez/leccion-inaugural-2014-2015

Se acompaña a continuación un breve resumen de la misma y algunas fotografías del acto.

El hilo conductor de esta lección consiste en tratar de mostrar, a partir de la trascendencia de impulsar la innovación (que en definitiva significa cambio) en el mundo actual, la problemática que suscita el que ese cambio haya de ser implementado en sistemas complejos adaptativos, lo que exige una Nueva Teoría Estratégica para su comprensión y abordaje. Una vez puestas las bases de esa Teoría Estratégica, nueva y de amplio espectro (es decir, no sólo para los negocios, sino para cualquier otro ámbito de la sociedad) se hace un ejercicio preliminar de aplicación de la misma al sistema turístico onubense.
En términos prácticos, el planteamiento que se propone nos debe llevar a hacernos algunas preguntas:
-¿Somos conscientes y conocedores de la malla nodular de la que formamos parte, y de que nos hacemos a nosotros mismos en la medida en que modificamos nuestras relaciones en la misma? ¿Nos preguntamos cómo podemos cambiar esa trama de relaciones para mejorar nuestra posición mediante una nueva configuración de la misma?
-¿Nos ocupamos de valorar las interacciones a que darán lugar nuestras decisiones dentro de esa estructura reticular?
-¿Cuál es nuestra capacidad de adaptación a los cambios? ¿Monitoreamos nuestro entorno para anticipar esos cambios, identificar posibles escenarios futuros y acciones a emprender?
-Aunque el futuro no depende sólo de nosotros, sino de los otros agentes que conforman la red e incluso del azar, ¿tenemos la convicción de que tener una estrategia es mejor que no tenerla, porque al menos eso nos da un margen para influir sobre nuestro propio destino?
-Caso de tenerla, ¿es nuestra estrategia más anticipativa que reactiva? ¿No sería mejor tratar de cambiar uno mismo que tratar de cambiar a los demás? ¿No sería mejor, también, transformar la relación que mantenemos con otro que intentar cambiar a ese otro?
-¿Está nuestra estrategia orientada a la confrontación (al rechazo) o a la cooperación (es decir, a un trabajo colaborativo que nos enriquezca mutuamente)?
En definitiva, no se trata de hacer estrategias periódicamente, sino de vivir estratégicamente.
Esta manera de entender la estrategia se ajusta como un guante a los destinos turísticos. Así, proponemos:
-Poner en marcha un ente gestor del destino que, aun incluyéndola, trascienda la mera promoción y que, como parte de su misión, lleve a cabo las actuaciones que se desgranan a continuación, con el apoyo de un Centro de Estrategia Turística que, con los imprescindibles fundamentos científicos, técnicos y artísticos, daría respuesta a las necesidades de estudio e información que en cada momento se requieran. Las resumimos en cuatro pilares:
-Una estrategia explícita a largo plazo, sabiendo lo que buscamos y por qué y para qué actuamos en un determinado sentido. Repensar lo que venimos haciendo a la luz de nuestra realidad particular y de las tendencias que marcan el turismo contemporáneo. Planificar, alejándonos de los impulsos asistemáticos.
-Capacidad de organización para ejecutar y revisar periódicamente la hoja de ruta trazada, así como coordinar los esfuerzos de los actores implicados.
-Una actitud proactiva para inocular en los agentes del sector pautas de actuación fundamentales para incrementar nuestra competitividad (como el trabajo colaborativo, la inteligencia competitiva a partir de la monitorización de los mercados, la innovación en un sentido amplio –no sólo tecnológico-, etc.).
-Un apoyo permanente en los agentes del conocimiento.
Visto desde fuera, todo esto transmitiría una imagen de destino serio, organizado y que sabe lo que quiere; lo que ayudaría a convencer a que inversores potenciales terminen siendo inversores reales, a que las potencialidades se transformen, progresivamente, en realidades; esas realidades que generan empleo y mayor bienestar.










Más información sobre el sobre el acto de apertura del curso académico 2014/2015 en los informativos de Canal Sur Noticias y Huelva Noticias:

http://alacarta.canalsur.es/television/video/csn-huelva-01-10-2014/2398388/182

http://www.huelvatv.com/index.php/a-la-carta/huelva-noticias/item/1976-informativo-01-10-2014