Bienvenida

¡GRACIAS POR SU INTERÉS!

Bienvenido/a a este blog, que nace, con el año 2012, como vehículo para divulgar y compartir inquietudes e ideas, sobre todo en materia de turismo. Antes, he aquí el documento resultado de casi cinco años (2010 a 2014, 55 artículos) escribiendo cada mes en HEconomia, con análisis y propuestas para el turismo provincial: https://dl.dropboxusercontent.com/u/48698330/HEconomia_2010_2014_55_articulos.pdf

Además, en las siguientes URLs encontrará más, mucho más, sobre mi actividad académica: http://www.uhu.es/alfonso_vargas/ - http://alfonsovargassanchez.wix.com/geidetur

Y lo más importante: ¿aún no conoce Huelva? Descúbrala en el siguiente enlace y en la presentación que sigue: http://www.turismohuelva.org - https://www.dropbox.com/s/8ada1ku91qtoknc/AunNoConocesHuelva.pps?dl=0

martes, 30 de diciembre de 2014

PUEDE VOLVER LA LUZ A HUELVA

Hace pocas fechas nos preguntábamos, en el artículo titulado A HUELVA SE LE HA APAGADO LA LUZ, ¿de qué vamos a vivir en el futuro?, haciendo un somero repaso a la alarmante situación de la economía provincial en sus principales sectores e iniciativas, a la par que apuntábamos a la involución poblacional que ahora el Padrón Provincial viene a confirmar: a nadie se le escapa que la falta de oportunidades está detrás de esta situación regresiva, que va más allá de las frías cifras. Era como un SOS.
Además de lo apuntado en dicho artículo, me propongo seguir ofreciendo propuestas constructivas. No podemos quedarnos en las lamentaciones ni en la reivindicación hueca, sino auscultar donde pueden estar esas oportunidades que ahora echamos en falta. Eso tiene que ver con la creación de un proyecto de futuro (plan estratégico) para la provincia, que los responsables públicos debieran liderar. En su origen, el PCTH me hizo albergar, quizás ingenuamente, que desde allí, desde la masa gris que podría concentrar al aglutinar y coordinar a los agentes del conocimiento, se pudiera irradiar la nueva economía onubense que la proyectara de verdad hacia el siglo XXI, pero hoy por hoy no es así, aunque pudiera serlo si se retoma su papel y se le da un giro y nuevo impulso. Tan no es así, que lo que hemos hecho, si nos fijamos bien, es volver al siglo XIX, a una economía extractiva basada en la recuperada minería, si es que la caída en los precios de estas materias primas (una permanente espada de Damocles que no podemos controlar) no nos agua la “fiesta” después de tanto esperar.
Sin dejarnos engañar por falsas expectativas, encontrar empleo va a seguir siendo difícil en Huelva, especialmente un empleo no precario y con expectativas de un prometedor desarrollo profesional. Por mi oficio, me preocupa sobre todo en lo que afecta a los jóvenes, a quienes esta situación afecta especialmente.
Con carácter general, salvo las nuevas tecnologías (TICs, bio-genética…) y los nichos de empleo “verde” (medio ambiente  y turismo), “azul” (energía) y “blanco” (salud y dependencia), el resto de sectores tienen un problemático pronóstico de crecimiento.
Adicionalmente, y ya acercándonos a la realidad provincial, me permito compartir con usted, estimado lector, las siguientes reflexiones:
-Empieza a calar lo que denomino una lluvia fina de nuevos emprendedores (jóvenes en edad y/o en espíritu) que encaran la realidad con una visión más amplia (generalmente han salido fuera, lo cual deja una impronta) y de una forma proactiva e innovadora, aún a pesar de que  nuestro país, según datos del Banco Mundial en su reciente estudio Doing Business 2015, ocupa el puesto  74 (entre 189 economías) en lo que se refiere a apertura de un nuevo negocio (en el estudio del año precedente ocupábamos el vergonzante puesto 114) , por dar sólo un botón de muestra de que seguimos sin ponérselo fácil a quienes se plantean crear su propia empresa. Esto enlaza, naturalmente, con un cambio profundo en las relaciones laborales en una economía abierta y globalizada, en el que el capital relacional es extraordinariamente importante. El empresario es cada vez más un conector de otros empresarios.
-Estos nuevos emprendedores no se sienten representados por las organizaciones empresariales tradicionales, en las que sus afiliados decrecen y, junto a otros factores que tienen que ver con los ajustes a que se ven sujetas por su sobredimensionamiento, los servicios que prestan son cada vez menores, lo que supone entrar en un círculo vicioso muy peligroso para ellas. O se adaptan o sucumbirán: han surgido nuevas formas de asociarse, tipo BNI o Doble On.
-Partiendo de que el recurso más importante en esta era es el conocimiento, pensemos en qué hemos acumulado gran cantidad de conocimiento a lo largo de las últimas décadas y qué puede hacer que nos convirtamos en un polo exportador de ese conocimiento. Por ejemplo, entre otros:
1.-Hemos tenido que luchar mucho para preservar nuestro medio ambiente (sobre todo por razón de la minería y la industria química), lo que debe indicar la existencia de un valioso stock de conocimiento en esa materia que cabe poner en valor con iniciativas empresariales.
2.-Hemos logrado  consolidar un sector agrícola basado en las berries. Eso debe significar que también en este campo podemos ser un referente, cuando menos nacional, en cuanto a conocimiento en la materia. El producto es importante, pero no lo es todo, ni mucho menos: el conocimiento acumulado o saber hacer puede serlo aún más.
3.- Si más de un tercio del territorio onubense está protegido, de forma que Huelva alberga en 341.000 hectáreas un parque nacional, dos parques naturales y ocho parajes naturales; a lo que debemos añadir que un sesenta por ciento de su superficie es masa forestal (a la cabeza de España), esto debe querer decir que poseemos una dilatada experiencia en la gestión de espacios naturales, con personal y conocimientos especializados.
Finalmente, no me resisto a hacer una referencia al turismo, que sigue sin ver esa luz que buscamos. La podíamos haber tenido pero nos la quitamos a nosotros mismos. Ahora que empezaba a calar…hasta el artista Pepe el Marismeño ha titulado su nuevo espectáculo ‘Huelva la luz del flamenco’. Huelva la luz de tantas cosas, como fue originalmente concebida esa marca que se ha dejado morir. Marca para el turismo, pero marca para toda Huelva, porque Huelva tiene un serio problema de imagen (o de no imagen).
Adonde quiero llegar es que el turismo no sólo son hoteles, apartahoteles, segundas residencias…Hay muchas actividades empresariales que giran en torno al turista. El alojamiento ha dejado de ser el epicentro, sin menoscabo de su significación. De la misma manera que en materia laboral, se trata de una industria cada vez más intensiva en conocimiento y nuevas tecnologías. ¿Por qué no ver el turismo en Huelva como un polo tecnológico generador de soluciones para esta industria sin chimeneas pero que también genera impactos, a veces negativos? Todo esto forma parte, como una pieza más, del modelo de desarrollo (en general y turístico en particular) que está aún por definir.
Hay mimbres, sobre todo humanos, para hacer una buena hoja de ruta que nos saque del anodino sota, caballo y rey actual. Pero eso pasa por una auténtica renovación: renovarse o morir, como siempre se ha dicho. Añadan a esta fórmula la apuesta por atraer talento, que nos apalanque y nos ponga en el mapa, lo cual incluye a la Universidad, como principal agente del conocimiento de la provincia, que debe alinearse definitivamente con esa hoja de ruta.
---
Publicado en Huelva Información, 28/12/14, p. 11.

viernes, 26 de diciembre de 2014

CÓMO SALÍR DEL POZO

Hace unas semanas, en una entrevista que me hicieron en un diario local, el titular fue “Huelva se nos está muriendo por inacción propia”. No quiero abundar en lo que todos/as sabemos y sufrimos, pero es evidente que la estructura económica de la que hemos estado viviendo, o simplemente sobreviviendo, en la provincia se nos está cayendo a pedazos: el resultado paro y pobreza con nuevos perfiles y cuantitativamente lacerantes, que gracias a la institución familiar (donde comen dos comen tres o cuatro o…), a las pensiones de nuestros mayores y a organizaciones solidarias como Resurgir (entre otras) se están sobrellevando sin estallidos sociales (tampoco negaremos la existencia de una cierta economía sumergida).  Sin olvidar la mayor de las descapitalizaciones: la humana, debido a la emigración de los más cualificados, muchos de ellos jóvenes formados en nuestra universidad.

La última en caer ha sido la fábrica de Celulosas, pero mañana será otra, del mismo modo que antes fue Astilleros o empresas del polo químico que cerraron. El sector turístico, la nueva gran esperanza, no se está beneficiando de la corriente alcista del resto de Andalucía y de España en general: al contrario (algo estaremos haciendo mal). Nuestra agricultura de vanguardia ya no es, en general, tan rentable como antes: surge la competencia y su reconocido dinamismo debe derivar hacia nuevas variedades, la diferenciación de las mismas y la transformación de estas producciones (los esfuerzos por impulsar los productos de cuarta y quinta gama parecen no haber cuajado aún). El Parque Científico y Tecnológico (PCTH) está en la UCI y el Parque Huelva Empresarial no ha cumplido sus expectativas ni muchísimo menos. Únicamente los proyectos mineros, con un largo periodo de preparación hasta su puesta en marcha y con fecha de caducidad predeterminada, palían este sombrío panorama, por los efectos directos e indirectos que generan sobre el empleo. Tras ellos debería quedar una economía diversificada, sin conformarnos otra vez con el “monocultivo” minero. Otros proyectos están en el horizonte, pero aún hemos de verlos hechos realidad. Ya nos pasa como a Santo Tomás: hasta que los veamos no nos los creeremos. Por último, pero no por ello menos importante en este somero repaso, las infraestructuras de transporte y comunicaciones demandadas siguen sin llegar, tras promesas y más promesas, maquetas y más maquetas.

¿Qué propuestas en positivo caben para ir saliendo de este ostracismo y decadencia?

-El gran plan estratégico que necesita la provincia de Huelva es la renovación generacional de sus dirigentes de todo tipo: políticos, empresariales, sindicales…Hace falta sangre nueva, ideas y bríos renovados, así como reforzar el espíritu de servicio público.

-Uno de los grandes problemas de nuestra provincia, que explica por qué determinados proyectos o infraestructuras no llegan y se derivan a otros territorios es nuestra falta de peso político y credibilidad allí donde se toman las decisiones importantes. Esto hay que trabajarlo internamente en las correspondientes organizaciones para que pueda remediarse, o al menos paliarse. No se trata de pedir por pedir: se trata de hacerlo con un modelo de desarrollo trabajado y serio detrás.

-Entender que la Universidad no es un apéndice de la comunidad local donde unos estudiantes y unos profesores están aparcados. Hay tres patas que tienen que colaborar: los agentes sociales (empresas y sindicatos principalmente), las administraciones públicas y la Universidad; la triple hélice, que se llama. Hasta ahora esto ha sido así en muy escasa medida. Hay que contar más con los agentes del conocimiento y apoyar la investigación científica sobre los problemas que nos acucian.

-Seguir en la línea de impulsar un emprendimiento innovador, sobre todo entre los más jóvenes. Esa lluvia fina que tarda en calar está tomando fuerza poco a poco. Hay iniciativas empresariales de este tipo realmente brillantes, con un conocimiento de vanguardia detrás que hace albergar esperanzas.

-Y ser más exigentes con quienes nos gobiernan, reclamando transparencia y periódica rendición de cuentas. Votar cada cuatro años no es suficiente.
---
Publicado en RESURGIR, nº 27, Navidad 2014, p. 4.

lunes, 15 de diciembre de 2014

A HUELVA SE LE HA APAGADO LA LUZ

Los hechos recientes con relación a empresas industriales señeras durante décadas y las frías cifras (del desempleo, de la evolución del turismo, etc.) muestran que la economía provincial va contra corriente: sigue cayendo cada vez más peligrosamente, sin verse arrastrada por el tímido ciclo alcista que se ha iniciado a nivel andaluz y español. Veremos hasta donde llega esa recuperación (no soy muy optimista al respecto), pero hoy por hoy la realidad es esa: el oro rojo de la fresa ya no es lo que era (aunque otras berries se abren paso con éxito en los mercados internacionales), la industria agroalimentaria (con la introducción de los productos de cuarta y quinta gama) no arranca, la pesca es cada vez más residual,  la industria química básica y actividades complementarias sigue contrayéndose y cerrando factorías (con el problema eterno de los fosfoyesos sin resolver), el ajuste en el sistema financiero no ha tocado fondo, el turismo retrocede mientras experimenta un boom espectacular en Andalucía y España en su conjunto, el comercio pasa por dificultades enormes ante la falta de capacidad de compra que trae consigo todo lo anterior, el Parque Científico y Tecnológico está en la UCI y el Parque Huelva Empresarial no ha cumplido ni mucho menos con sus expectativas. La única esperanza tangible de reactivación viene de la minería (lo demás está por ver), después de muchas zozobras y dilaciones, que hemos de gestionar con inteligencia para que no se convierta, otra vez, en un monocultivo con fechas de caducidad, sino en un foco que irradie diversificación.
En suma, ¿de qué vamos a vivir en el futuro? Los jóvenes más preparados y dispuestos a salir de su zona de confort se marchan fuera, siendo que esta convicción y disposición las noto más día a día en los universitarios con los que tengo el privilegio de trabajar. O sea, que además de todo lo anterior, el talento se nos está yendo por incapacidad de ofrecer unas razonables expectativas de desarrollo profesional. La brecha entre la Huelva oficial y la Huelva real es enorme, y el círculo vicioso se retroalimenta.
Y no salimos de las promesas incumplidas y los mantras de siempre, con las carencias de infraestructuras de transporte y comunicaciones como principal exponente: la búsqueda del enemigo exterior como barrera al aprendizaje (sin un atisbo de autocrítica) es un fenómeno bien estudiado. No digo que no sean justas estas reivindicaciones, sino que mientras se materializan o no (más bien será que no o muy tarde por nuestra falta de peso político allí donde se toman las decisiones importantes) hemos de hacer algo para salir de la depresión y parar la sangría que padecemos.
Para ello, necesitamos de nuevas voces, de nuevas conversaciones, de nuevas perspectivas, de nuevas pasiones, de experimentar nuevas alternativas. ¿No tiene la impresión, estimado/a lector/a que siempre son los mismos, hablando de lo mismo, dando vueltas a lo mismo, con los mismos mensajes y sin progresar nada? Hemos de romper ese círculo estéril para inyectar aire fresco, nuevas ideas, nuevos bríos, y eso pasa por la renovación, que bien hecha no significa despreciar la experiencia, bien al contrario. 
No quisiera terminar sin una referencia al turismo, que es el tema de futuro que más me ocupa. Ahí el símil del apagón de luz es aún más palpable, porque hasta nos hemos quedado sin marca turística que nos identifique y, por tanto, nos ayude a diferenciarnos en un mercado hipercompetitivo: “Huelva la luz”, la luz de tantas cosas tal y como fue concebida, ya pasó a la historia. Quienes tienen la responsabilidad de promocionar el destino así lo han decidido. Y he de reconocer que me equivoqué en mi vaticinio sobre 2014: pensaba que la corriente nos iba a arrastrar y que éste sería un mejor año, pero no lo será, y como onubense lo lamento.
Mis estudios indican que el futuro pasa por realizar cambios en la trama relacional del turismo provincial, con idea de mejorar las dinámicas del mismo. Así, el patrón de conectividad, el modelo de organización y de funcionamiento de nuestro sistema turístico habría de ser sustancialmente alterado.
Aparte de lo que reiteradamente se demanda desde el sector, es decir, de la mejora de su accesibilidad y movilidad interna (infraestructuras de transporte y comunicaciones) y de un esfuerzo comercial mayor, cabe añadir otras medidas que vendrían a revitalizarlo, sobre todo poner en marcha un ente gestor del destino que, aun incluyéndola, trascienda la mera promoción y que, como parte de su misión, lleve a cabo las actuaciones que se desgranan a continuación, con el apoyo de un Centro de Estrategia Turística que, desde la investigación científica, daría respuesta a las necesidades de estudio e información que en cada momento se requieran. Las resumimos en cuatro pilares:
1.-Una estrategia explícita a largo plazo, sabiendo lo que buscamos y por qué y para qué actuamos en un determinado sentido. Repensar lo que venimos haciendo a la luz de nuestra realidad particular y de las tendencias que marcan el turismo contemporáneo. Planificar, alejándonos de los impulsos asistemáticos. 
2.-Capacidad de organización para ejecutar y revisar periódicamente la hoja de ruta trazada, así como coordinar los esfuerzos de los actores implicados.
3.-Una actitud proactiva para inocular en los agentes del sector pautas de actuación fundamentales para incrementar nuestra competitividad (como el trabajo colaborativo, la inteligencia competitiva a partir de la monitorización de los mercados, la innovación en un sentido amplio -no sólo tecnológico-, etc.).
4.-Un apoyo permanente en los agentes del conocimiento.
Visto desde fuera, todo esto transmitiría una imagen de destino serio, organizado y que sabe lo que quiere; eso ayudaría a convencer a que inversores potenciales terminen siendo inversores reales, a que las potencialidades se transformen, progresivamente, en realidades; esas que generan empleo y mayor bienestar.
Pero todo esto, ahora, es inexistente (o casi). Y es ahí donde encontraremos respuestas a preguntas como: ¿qué nos está pasando?; ¿por qué no terminamos de arrancar, si tenemos mimbres para hacer un buen y competitivo cesto?
Hacer promoción sin gestionar el destino, sin ordenar la casa por dentro antes, seguirá significando que cuanto mayor sea ese esfuerzo promocional más fuerte será el boomerang que se nos vuelve en contra, porque las expectativas de quien nos visita se verán defraudadas. ¿Tan difícil es entender esto?
---
Publicado en Huelva Información, 14/10/14, p. 10

(*) Y no he referido, por obvio, el colapso de la construcción, así como la delicada situación financiera de la universidad, a la que habría que prestar una mayor atención para saber de verdad por qué se ha llegado a la lamentable situación actual. Tampoco la ruina del Recre.

miércoles, 3 de diciembre de 2014

HABLEMOS DE ECONOMÍA

Con el Prof. Luiz Moutinho, de la Universidad de Glasgow. Entrevista emitida el 12 de noviembre de 2014 en Canal Luz Huelva. No se la pierdan. Es uno de los grandes de nuestro tiempo: https://www.youtube.com/watch?v=UZR9raeccyk



En la Universidad de Huelva, el día 11-11, pronunció la lección titulada PARADIGM REVERSAL AND TECHNOLOGICAL AGITATION.

viernes, 21 de noviembre de 2014

PAREJA-OBREGÓN NOS REGALA EL VILLANCICO “NAVIDAD EN DOÑANA”

La Navidad se acerca y con ella su banda sonora tradicional. El villancico tras cinco siglos de vigencia volverá a sonar y a cantarse.

En esta ocasión el compositor Manuel Diego Pareja-Obregón de los Reyes contribuye a consolidarlo con el villancico titulado “Navidad en Doñana” que hace referencia al Espacio Natural onubense patrimonio de la humanidad, donde conviven infinidad de especies en las marismas y alrededores procedentes de África y Europa.

Un lugar donde se pueden apreciar el pausado y sólido caminar de los dromedarios en las magníficas puestas de sol que regala el horizonte de la costa atlántica.

Los críticos musicales han valorado “Navidad en Doñana como un tema musical donde converge la calidad y la comercialidad en una melodía de voces perfectamente armonizadas por Pareja Obregón”.

Son de los típicos villancicos donde no hará falta pincharlo una segunda vez para quedarse con su pegadiza melodía.

Un Villancico para Doñana: “NAVIDAD EN DOÑANA”

Autor/compositor: Manuel Diego Pareja-Obregón de los Reyes.

Arreglos musicales: José María Nieto Rodriguez.

Intérpretes: Carmen Pareja-Obregón de los Reyes - Carmen Pareja-Obregón Silveira - Marta Blandino Pareja-Obregón - Manuel Linares Gómez.

Coros: Celeste Parraga Lucas - Manuel Linares Gómez - José María Nieto Rodriguez - Carmen Pareja-Obregón de los Reyes - Carmen Pareja-Obregón Silveira.

Para disfrutarlo siga el siguiente enlace: 
https://dl.dropboxusercontent.com/u/48698330/parque%20dunar%20%28%20villancico%20%29.mp3
---
P.D.1: Gracias a los amigos Nuria y Miguel, de Aires Africanos-Doñana Camels, por todo el amor que derraman en Doñana y su Parque Dunar.
---
P.D.2: DEFENDAMOS Y PROMOCIONEMOS LO NUESTRO. PREGONEMOS AL MUNDO LO QUE DE ÚNICO TENEMOS.

sábado, 15 de noviembre de 2014

DOÑANA

ABRA SUS OJOS, SU ALMA Y PREDISPONGA TODOS SUS SENTIDOS

No se puede amar lo que no se conoce. En términos turísticos, Doñana es un gran atractor, que ha de ser preservado, a la vez que adecuadamente promocionado, para que las generaciones actuales y futuras puedan seguir disfrutando de este espacio natural bendecido por la naturaleza. Deleitese con la grandeza de Doñana a través del vídeo siguiente:

https://www.youtube.com/watch?v=i4tw_idx0gs&list=UU1sXUAzU_R2ixKeDAt_BRnA

¡TANTO QUE VER Y TANTO PARA Y POR HACER! CONVIÉRTASE EN UN "EMBAJADOR" DE DOÑANA ALLÍ DONDE ESTÉ: SIÉNTASE ORGULLOSO, ES ALGO ÚNICO.

OPEN YOUR EYES, YOUR SOUL AND PREDISPOSE ALL YOUR SENSES

You can not love what one does not know. In terms of tourism, Doñana is a great attractor, which must be preserved, while promoted properly, so that current and future generations can continue to enjoy this natural space blessed by nature. Indulge yourself in the grandeur of Doñana through the following video:

https://www.youtube.com/watch?v=kRl-26PM5yU&list=UU1sXUAzU_R2ixKeDAt_BRnA

SO MUCH TO SEE AND SO MUCH TO DO AND STILL FOR DOING! BECOME AN "AMBASSADOR" OF DOÑANA WHEREVER YOU ARE: FEEL PRIDE, IT IS SOMETHING UNIQUE.


sábado, 8 de noviembre de 2014

EVOLUCIÓN DE LAS VISITAS A LAS PRINCIPALES ATRACCIONES TURÍSTICAS DE LA PROVINCIA DE HUELVA

En este documento, se analiza la evolución en los últimos años hasta llegar a 2013, con especial atención a esta anualidad, la evolución de las visitas registradas por baluartes turísticos de la provincia tales como el Parque Nacional de Doñana, el Parque Minero de Riotinto, la Gruta de las Maravillas o el Muelle de las Carabelas.

Ver: http://www.heconomia.es/public/noticias/files/0711201495746/1_Visitas_Principales_Atracciones_Turisticas_Provincia_Huelva.pdf

---
Publicado en HEconomia el 07/11/2014

sábado, 25 de octubre de 2014

DECLARACIONES SOLEMNES

EN la última lección inaugural de la Universidad de Huelva, el profesor Alfonso Vargas hacía alusión a la necesidad de recuperar lo ético, mencionando la deontología y lo que ha dado en llamarse eufemísticamente "responsabilidad social corporativa". Con ello se situaba en línea con una corriente que va tomando fuerza desde hace unos pocos años; precisamente, a raíz del surgimiento de la crisis económica que ha destapado y, sobre todo, puesto en evidencia malas prácticas y corrupciones sin que se libren de estas ni individuos ni ningún sector o grupo. Por otro lado, hace un par de años, el BBVA publicó un voluminoso libro, titulado Valores y ética para el siglo XXI, con la colaboración de eminentes expertos, abordando el tema en relación con la empresa, finanzas, ciencia, tecnología, pobreza y otras cuestiones más de indudable importancia. Por otro, Ana Botín, presidente del Banco Santander, en la Conferencia de Banca Internacional, el pasado día 22, afirmaba que los bancos existen para contribuir al progreso de las personas y de las empresas -¿qué pensarán los desahuciados?- y ayer, reflejaba tales ideas en un artículo de opinión en las páginas de un periódico. Por último, para completar y no ser exhaustivo, también ayer se difundió que Adela Cortina había obtenido el Premio Nacional de Ensayo por su libro ¿Para qué sirve realmente la ética? -obra muy recomendable, con un lenguaje asequible para el gran público y que atiende a las diversas esferas de lo humano.

Por lo que se ve, la ética está de moda, se apela a su existencia no sólo como recurso retórico sino, asimismo, como propuesta terapéutica para resolver los innumerables problemas que nos aquejan y eso, en principio, está muy bien porque llevan razón los que así se pronuncian. Comportamientos éticos individuales y corporativos hubieran evitado muchos sufrimientos e, incluso, pérdidas de puestos de trabajo, de dinero y de recortes sociales. Estamos, pues, tal como es fácilmente detectable, en época de declaraciones solemnes, de discursos cargados de buenas intenciones, de golpes de pecho y de rasgarse vestiduras; entre otras razones, porque en este momento proporciona buena imagen, es lo que vende. Sin embargo, como nos advierte el refrán: "No es lo mismo predicar que dar trigo". Hasta ahora, fundamentalmente, lo que tenemos son sólo palabras, y hay un déficit notable en lo más importante: la práctica ética en el día a día y en cada situación. Y, claro está, eso ya es harina de otro costal.
---
Autor: Francisco Revuelta
Publicado en Huelva Información, el 24.10.2014

viernes, 10 de octubre de 2014

CERO EN TURISMO

CERO en conducta (1933) es el título de la hermosa película de Jean Vigo, todo un incunable en la antología de los grandes hitos del cine. Permitan que lo traiga aquí hoy como calificación asignada a una gestión fallida en el turismo de Huelva. Hace días leíamos la palabra decepcionante aplicada al balance turístico de este verano en nuestra provincia. Palabra en boca de uno de los responsables de esa eterna asignatura pendiente que es el turismo en Huelva. Algo que viene de antiguo. De muy antiguo, si nos remontamos a los años sesenta, cuando se elaboraban planes y proyectos para situarnos en una plataforma de lanzamiento del que partieron otras provincias españolas que consiguieron alcanzar una órbita con resultados muy propicios para ellas.

Es muy ingrato lamentarse de cuantos intentos han resultado fallidos y de que, pese a los años transcurridos, hayamos llegado a este punto en que el turismo español es un potencial de extraordinario ingresos para España y Huelva se quede fuera de ese auge, de espectaculares consecuencias en el verano que hemos disfrutado, que han sido calificados de históricas y de las que nuestra provincia no ha participado, siendo la única que se ha quedado fuera de tan venturosos beneficios. Y es curioso que en ese capítulo de lamentos ante lo que ha llegado a considerarse un descalabro, se susciten los mismos lugares comunes de nuestra ineficacia en tan importante sector de la economía provincial.

Uno no puede menos de recordar ese voluntarismo de unos y de otros implicados en tan decisiva gestión que se traduce en optimistas e infladas previsiones cuando se inicia una campaña vacacional en distintas épocas del año, muchas veces coreadas por los propios medios informativos, que contrastan dolorosamente después con unos resultados decepcionantes lejos de las cifras que se auguran o se aseguran, dada la convicción con la que algunos las esgrimen. Y lo que en otros casos o en otros lugares se celebra como datos de franca recuperación en la ocupación hotelera y en la restauración en una temporada sensacionalmente favorable, aquí presenta un balance desolador.

Hora es de abandonar falsos espejismos y afrontar la realidad de nuestras carencias, de nuestras limitaciones, de nuestras incapacidades, y que políticos y empresarios agilicen ideas, proyectos y fórmulas que resulten más efectivas. Dejémonos de localismos y provincianismos obsoletos e ineficaces y sigamos ejemplos más ambiciosos que a otros les han proporcionado efectos muy prósperos. Tal vez, deban ser otras personas las que tengan que gestionar la potencialidad turística que sin duda posee Huelva y que no se ha sabido impulsar convenientemente.
---
Autor: Vicente Quiroga
Publicado en Huelva Información, el 09.10.2014

jueves, 9 de octubre de 2014

ANÁLISIS DE LA PROVINCIA DE HUELVA COMO DESTINO TURÍSTICO ENTRE 2008 Y 2013

Como complemento del post del pasado día 7, UNA NUEVA TEORÍA DE LA ESTRATEGIA PARA EL SIGLO XXI (TAMBIÉN PARA EL TURISMO), se anexa un cuadro de mando con un conjunto de indicadores básicos acerca del turismo en la provincia durante el periodo 2008-2013: indicadores de competitividad (clasificados en tres apartados: gestión del destino, mercados, y productos y recursos)  e indicadores de calidad de vida. Lo que no se mide no se puede gestionar, aunque esto no parezca importar mucho a las autoridades competentes. Por mi parte no caben más palabras, sino presentar los datos disponibles para que cada cual se forme su opinión y, si lo considera oportuno, se exprese como ciudadano responsable.

Publicado en HEconomia.es el 06/10/14: http://www.heconomia.es/proveedores.asp?o=-1176460162


miércoles, 8 de octubre de 2014

HUELVA SE NOS ESTÁ MURIENDO POR INACCIÓN PROPIA

Entrevista publicada en el diario Huelva Información el lunes 6 de octubre de 2014, p. 10. Se reproduce a continuación.

-¿Por qué es importante la estrategia para el turismo onubense? 

-Hay un tema muy machacado, el de las infraestructuras, en el que podemos hacer la carta a los Reyes Magos con el aeropuerto, el Ave, etc. Pero lo serio es establecer prioridades. Y esto se hará en función de cuál es el modelo de desarrollo turístico que queremos para la provincia, para actuar coherentemente y determinar cuáles son nuestras prioridades en materia de infraestructuras, por ejemplo. Que hay un déficit en infraestructuras en la provincia, es evidente, pero esa especie de mantra se ha convertido en una cortina de humo para no asumir ninguna responsabilidad, ni para hacer otras cosas que sí están en nuestras manos y que, sobre todo, tienen que ver con organizarnos mucho mejor.

-...Para establecer una estrategia única pero dinámica. 

-Claro. Debe haber una estrategia articulada dentro del territorio y adaptable en el tiempo. Lo que tenemos son iniciativas parciales que no están articuladas. En determinados momentos salen temas y empezamos a movernos sobre eso. Hoy se habla de los cruceros, y en otro momento del turismo rural. Pero debemos tener una estrategia a largo plazo, saber qué buscamos y qué queremos. Aquí, lo único que se hace es promoción del destino, pero eso solo no es suficiente. Si promocionas el destino, traes a la gente y luego resulta que aquí las cosas no están en orden -el servicio que se presta no tiene la calidad adecuada y la profesionalización de quienes prestan esos servicios tampoco es la correcta y no hay buenos servicios públicos-, al final, las expectativas del turista no se cumplen y la propia promoción se vuelve en contra. Primero hay que saber cómo promocionar y a qué tipo de clientes dirigirnos.

-Por eso es necesario un Centro de Estrategia Turística en Huelva. 

-Ésta es la única provincia andaluza que no ha contado, ni cuenta, ni al parecer quiere contar, por lo que se ve, con lo que también se conoce como Observatorio Turístico. Esto significa que se va a ciegas, o meramente a impulsos o por intuición. ¿Qué nos diferencia? No se sabe. ¿Y qué estamos vendiendo? Todo eso tiene que ser fruto de una reflexión colectiva, que esté recogido en un plan, con acciones, con metas, con indicadores y con rendición de cuentas.

-¿Y qué ha fallado? ¿Por qué esa falta de rumbo? 

-Porque no nos terminamos de creer la importancia del turismo para el futuro de la provincia. Huelva se nos está muriendo. Hoy es Celulosas, mañana será otra cosa. Y se nos está muriendo por inacción e incapacidad propias.

-¿Falta una estrategia general?

-Sí, global. La estructura económica de la que hemos estado viviendo en Huelva, o malviviendo, se nos está cayendo a pedazos.

-Se insiste en que la agricultura y el turismo es el futuro. 

-Pero no nos lo tomamos en serio. Y luego las empresas son también muy cómodas: es la cultura que se ha instalado. Dicen, claro está, que los entes públicos hagan más promoción, ¿pero ellas están promocionando el destino? Siempre le echamos la culpa a los políticos y a las instituciones públicas pero es que las empresas de renombre que están instaladas aquí tampoco contribuyen como debieran.

-¿Hay falta de ambición? 

-Es que creo que, en general, tampoco se ha hecho un esfuerzo por que la sociedad se implique y nos creamos todos la importancia que para el futuro de esta provincia tiene el turismo. Al final queda la agroalimentación -que está funcionando razonablemente bien, dando pasos adelante y avanzando en algo tan importante como la investigación y desarrollo- y el turismo, que no termina de arrancar. Y siempre le echamos la culpa a la falta de infraestructuras, pero, insisto, hay muchas más cosas que podemos hacer. No hay más que ver las estadísticas de la percepción que tienen los turistas de nuestra provincia en comparación con el resto de Andalucía. Estamos a la cola en todo, salvo en el golf. Hace falta gestionar el destino, y gestionarlo es mucho más que hacer marketing.

-¿Se tiene poco en cuenta a la Universidad en el sector? 

-Prácticamente nada. Hay tres patas que tienen que colaborar: la empresa, las administraciones públicas y la Universidad; la triple hélice, que se llama. Ésta tiene que moverse junta pero la Universidad tiene también su responsabilidad. Ha sido incapaz de hacer algo tan sencillo como decirle a la sociedad: "Aquí están los mejores recursos humanos que tenemos, especializados en este tema, al servicio de ustedes, para lo que ustedes necesiten". No ha sido capaz de organizarse en un Centro de Estrategia Turística o Instituto de Investigación o como se le quiera llamar. Aquí tenemos especialistas en estos temas dentro de diversos ámbitos; queremos investigar, no sobre lo que nosotros creemos que es bueno para la provincia, sino sobre lo que la provincia nos diga que necesita. Y se pueden hacer cosas de envergadura.

-¿Es vital para el futuro? 

-Es que es el paso previo para todo. Debe haber un órgano capacitado para pensar globalmente y diseñar una estrategia. Se dice que no vienen inversores, pero cómo van a venir si no saben cuáles son las reglas que se van a encontrar aquí. Todo eso nos daría una imagen de un destino serio, que sabe lo que quiere, que sabe lo que busca, que sabe cuáles son sus prioridades, y eso para un inversor es muy importante . Y es que no somos un destino serio, organizado, vertebrado y que sabe a dónde va.

-Tiene mucho que ver con el concepto de Destino Turístico Inteligente que impera ahora. 

-En efecto, es que hoy en día va de eso y nosotros nos estamos quedando atrás. El último gran tren que podemos coger es el de Destino Turístico Inteligente. Hay muchas provincias que tienen sus proyectos y están trabajando sobre eso, que tiene que ver con la tecnología, pero también con una capacidad de organizarse, de reunir buenos datos estructurados para poder tomar decisiones. Es plantear un proyecto serio, que nos dirá cuáles son las prioridades y las acciones a tomar.

-Y corregir ese déficit inversor. 

-Claro. Pero, por ejemplo, lo de la Escuela de Hostelería de Islantilla es incomprensible, si es verdad que asumimos que el sector del turismo es prioritario, y que dentro de éste, la gastronomía es un atractivo fundamental y que tenemos que prestar un servicio excelente a quienes nos visitan, sobre todo si hablamos de turistas extranjeros, que están más acostumbrados a otro tipo de oferta.

-¿Huelva no está preparada para el turismo extranjero? 

-No está suficientemente preparada. Tiene que organizar la casa internamente para ser capaz de atender adecuadamente a ese turismo internacional. El déficit de idiomas es evidente, y el déficit de la calidad de servicio al cliente -no lo digo yo, lo dicen las encuestas, que nos dejan a la cola de Andalucía-; y el de la movilidad interna.

-Personalmente, ¿qué modelo turístico cree que debería tener Huelva? 

-El anclaje de quien nos visita a Huelva tiene unos ejes muy claros: no masificación, tranquilidad, naturaleza, paisajes, playas, clima. Entonces, si lo que el turista espera de nosotros es un destino no masificado, tranquilo, donde pueda disfrutar de nuestra biodiversidad, de nuestros ecosistemas, de nuestra naturaleza, de nuestros paisajes y playas... el modelo no puede ser el turismo de masas del siglo pasado. Esto no puede ser otra Costa del Sol u otro Benidorm. Tendrá que ser un modelo de baja densidad, de mayor calidad, donde se busque un turista de mayor poder adquisitivo. Es decir, la rentabilidad no vendría por la cantidad. No volvamos a repetir los errores del siglo pasado. Menos, pero que se queden más, gasten más y vuelvan.




martes, 7 de octubre de 2014

UNA NUEVA TEORÍA DE LA ESTRATEGIA PARA EL SIGLO XXI (TAMBIÉN PARA EL TURISMO)

LECCIÓN INAUGURAL CURSO ACADÉMICO 2014-2015, pronunciada el miércoles 1 de octubre de 2014.

Disponible en:

http://www.uhu.es/publicaciones/ver_libro.php?CodLibro=879
y
http://www.slideshare.net/alfonsovargassanchez/leccion-inaugural-2014-2015

Se acompaña a continuación un breve resumen de la misma y algunas fotografías del acto.

El hilo conductor de esta lección consiste en tratar de mostrar, a partir de la trascendencia de impulsar la innovación (que en definitiva significa cambio) en el mundo actual, la problemática que suscita el que ese cambio haya de ser implementado en sistemas complejos adaptativos, lo que exige una Nueva Teoría Estratégica para su comprensión y abordaje. Una vez puestas las bases de esa Teoría Estratégica, nueva y de amplio espectro (es decir, no sólo para los negocios, sino para cualquier otro ámbito de la sociedad) se hace un ejercicio preliminar de aplicación de la misma al sistema turístico onubense.
En términos prácticos, el planteamiento que se propone nos debe llevar a hacernos algunas preguntas:
-¿Somos conscientes y conocedores de la malla nodular de la que formamos parte, y de que nos hacemos a nosotros mismos en la medida en que modificamos nuestras relaciones en la misma? ¿Nos preguntamos cómo podemos cambiar esa trama de relaciones para mejorar nuestra posición mediante una nueva configuración de la misma?
-¿Nos ocupamos de valorar las interacciones a que darán lugar nuestras decisiones dentro de esa estructura reticular?
-¿Cuál es nuestra capacidad de adaptación a los cambios? ¿Monitoreamos nuestro entorno para anticipar esos cambios, identificar posibles escenarios futuros y acciones a emprender?
-Aunque el futuro no depende sólo de nosotros, sino de los otros agentes que conforman la red e incluso del azar, ¿tenemos la convicción de que tener una estrategia es mejor que no tenerla, porque al menos eso nos da un margen para influir sobre nuestro propio destino?
-Caso de tenerla, ¿es nuestra estrategia más anticipativa que reactiva? ¿No sería mejor tratar de cambiar uno mismo que tratar de cambiar a los demás? ¿No sería mejor, también, transformar la relación que mantenemos con otro que intentar cambiar a ese otro?
-¿Está nuestra estrategia orientada a la confrontación (al rechazo) o a la cooperación (es decir, a un trabajo colaborativo que nos enriquezca mutuamente)?
En definitiva, no se trata de hacer estrategias periódicamente, sino de vivir estratégicamente.
Esta manera de entender la estrategia se ajusta como un guante a los destinos turísticos. Así, proponemos:
-Poner en marcha un ente gestor del destino que, aun incluyéndola, trascienda la mera promoción y que, como parte de su misión, lleve a cabo las actuaciones que se desgranan a continuación, con el apoyo de un Centro de Estrategia Turística que, con los imprescindibles fundamentos científicos, técnicos y artísticos, daría respuesta a las necesidades de estudio e información que en cada momento se requieran. Las resumimos en cuatro pilares:
-Una estrategia explícita a largo plazo, sabiendo lo que buscamos y por qué y para qué actuamos en un determinado sentido. Repensar lo que venimos haciendo a la luz de nuestra realidad particular y de las tendencias que marcan el turismo contemporáneo. Planificar, alejándonos de los impulsos asistemáticos.
-Capacidad de organización para ejecutar y revisar periódicamente la hoja de ruta trazada, así como coordinar los esfuerzos de los actores implicados.
-Una actitud proactiva para inocular en los agentes del sector pautas de actuación fundamentales para incrementar nuestra competitividad (como el trabajo colaborativo, la inteligencia competitiva a partir de la monitorización de los mercados, la innovación en un sentido amplio –no sólo tecnológico-, etc.).
-Un apoyo permanente en los agentes del conocimiento.
Visto desde fuera, todo esto transmitiría una imagen de destino serio, organizado y que sabe lo que quiere; lo que ayudaría a convencer a que inversores potenciales terminen siendo inversores reales, a que las potencialidades se transformen, progresivamente, en realidades; esas realidades que generan empleo y mayor bienestar.










Más información sobre el sobre el acto de apertura del curso académico 2014/2015 en los informativos de Canal Sur Noticias y Huelva Noticias:

http://alacarta.canalsur.es/television/video/csn-huelva-01-10-2014/2398388/182

http://www.huelvatv.com/index.php/a-la-carta/huelva-noticias/item/1976-informativo-01-10-2014


miércoles, 17 de septiembre de 2014

ANÁLISIS DE LA PROVINCIA DE HUELVA COMO DESTINO TURÍSTICO ENTRE 2008 Y 2012

Se trata de un cuadro de mando con múltiples indicadores. Que cada cuál reflexione sobre los mismos y se forme su propio juicio. En esta ocasión sobran mis palabras, salvo decir que lo que no se puede medir no se puede gestionar. Este es un primer intento (aunque limitado) para medir, que debería servir a quienes gestionan.

Publicado en HEconomia.es el 16/09/14:


domingo, 24 de agosto de 2014

EL TURISMO SE ESTANCA

Así titulaba ayer el diario 'Huelva Información' un reportaje sobre el turismo en la provincia de Huelva, en el que se extractan algunas de mis respuestas a una serie de preguntas. A continuación se reproducen completas esas preguntas y esas respuestas. El texto de la entrevista comienza con la siguiente nota aclaratoria por mi parte:

Nota aclaratoria inicial: eludo hacer alusión a argumentos tan manidos (por repetitivos, sin aportar nada nuevo) y victimistas (el enemigo externo con el que justificar la inacción y/o incapacidad propias) como la falta de infraestructura de transporte y comunicaciones (aeropuerto, AVE…), o la excusa que algunos pueden esgrimir este verano de que el tiempo no ha acompañado lo suficiente.

1.-¿Se puede decir que hay que buscar una promoción diferente? 
En materia de promoción hay dos aspectos a diferenciar. El cuantitativo (digamos el presupuesto que se dedica a tal fin) y el cualitativo. En el aspecto cuantitativo probablemente es preciso un mayor esfuerzo, dado que se trata de un destino joven, periférico y con dificultades en cuanto a accesibilidad y movilidad interna. Con todo, lo más importante es tener ideas, tener claro a qué se va a destinar ese presupuesto promocional, lo cual tiene todo que ver con el tipo de cliente que queramos atraer. Se necesita un plan de marketing (el último conocido es del 2008) y yo diría más, un plan estratégico que defina el modelo de desarrollo turístico que queremos. Sólo así los esfuerzos promocionales podrán ser eficaces, porque sabremos qué buscamos. Cuando se apunta a todas partes no se acierta en ningún blanco, y mucho menos cuando los recursos son relativamente escasos.
Hoy en día el turismo es una industria multicanal, y hay que utilizar el más adecuado en función del tipo de cliente que deseemos atraer. Por ejemplo, si pensamos en la llamada generación del milenio o generación Y, es decir, aquella en la que las fechas de nacimiento oscilan, aproximadamente, desde 1980 hasta 2000, tenemos que dar absoluta prioridad a Internet y las redes sociales, y ahí nuestra presencia es aún muy débil. Por no tener, no tenemos ni una página web oficial en otras lenguas.
Otro problema que acucia al sector y que la promoción no parece estar suficientemente orientada a atajar, es la estacionalidad. Huelva no es sólo sol y playa, aunque esto sea en lo que permanentemente se hace casi exclusiva incidencia. Este tipo de “venta” nos está configurando como un destino indiferenciado, condenado, por tanto, a competir en precios, lo que es altamente perjudicial para las empresas e indirectamente para sus trabajadores.
Ni siquiera se apuesta por una marca que irradie valores diferenciales y que permita articular un significado y mensajes para penetrar en diversos nichos de mercado. Al contrario, se ha ido diluyendo en estos últimos años, precisamente los de la crisis, cuando más falta nos hacía.

2.-¿Hay que acudir a otro tipo de turista? 
La procedencia del turista en Huelva, con datos del 2013, es 75% nacional y 25% extranjero, según la encuesta de ocupación hotelera del INE.
A nivel nacional, la procedencia sigue estando muy concentrada en Andalucía y la Comunidad de Madrid, seguidas de Extremadura ya con una expresión bastante menor. Por tanto, existe un alto grado de concentración de la demanda, aunque 2013 presentó visos de una mayor diversificación geográfica, que habrá que ver si se consolida. Mantener la fidelidad de estos mercados emisores tradicionales es importante, pero también abrir nuevas fuentes de llegada de turistas.
En cuanto al turismo extranjero, las cifras de 2013 siguen situando a Alemania y Reino Unido como nuestros principales mercados emisores, si bien muestran una mayor diversificación con la irrupción, como tercer mercado emisor, de Francia, superando a Portugal. Es indudable que la prolongada y aguda crisis que sufre este país se ha dejado notar considerablemente.
Con todo, la procedencia geográfica no es el único elemento a tener en cuenta. La segmentación del mercado ha de ser mucho más fina, con base en las experiencias que desea vivir el cliente. Esto nos retrotrae a la necesidad de un plan de marketing -dando respuesta a preguntas básicas cómo quién (tipo de cliente que buscamos), qué (necesidades a satisfacer) dónde (localización geográfica), cómo (qué propuesta de valor le vamos a hacer)…- y de una estrategia explícita, que marquen nuestra hoja de ruta no a corto plazo, sino a medio/largo plazo.
Tampoco es un problema de cantidad, sino de calidad. Tan sólo un dato: con el mismo número de turistas que hemos recibido durante los años más agudos de la crisis (2008-2012), si se hubieran alcanzado el nivel de gasto y de estancia que la media andaluza, hubiéramos ingresado 1.514 millones de euros más (cifra nada desdeñable), y eso depende, sobre todo, de nosotros, de la oferta que seamos capaces de presentar a ese contingente de turistas.

3.-¿Qué hacer para lograr sacar el turismo de Huelva de la situación de estancamiento en la que parece haber entrado sin más remedio?
Aquí sólo suele hablarse (aparte de las infraestructuras de transporte y comunicaciones) de promoción, pero ¿para qué sirve ésta si luego en casa la maquinaria no está bien engrasada y la calidad de lo que ofrecemos al visitante no es la mejor y terminamos por provocar su insatisfacción? La tabla que se acompaña más abajo puede contribuir a derribar ciertos mitos, en el sentido de que queda bien patente lo mucho que queda por mejorar en tantos y tantos aspectos: en casi todos. No es sólo un problema de promoción del destino, sino de gestión del destino, de articulación de un sector desvertebrado. La provincia de Huelva ha de pasar de un modelo de un ente que promociona el destino al de un ente que gestione el destino, lo que significa planificar y coordinar todas las piezas del complejo mosaico turístico.
No se cuenta con los agentes del conocimiento (baste recordar que es la única provincia andaluza que nunca ha tenido un observatorio turístico), que provean de información para la toma de decisiones, ni se fomenta la innovación. Como dijo Einstein, la locura es seguir haciendo siempre lo mismo y esperar resultados diferentes.
Y finalmente, necesitamos transmitir una imagen de destino serio, organizado, que sabe lo que quiere; eso ayudaría mucho a convencer a que inversores potenciales terminen siendo inversores reales, a que las potencialidades se transformen, progresivamente, en realidades; esas realidades que generan empleo y mayor bienestar. El turismo es una industria intensiva en mano de obra, pero cada vez más intensiva también en conocimiento. Véanse si no, los avances en lo que se ha dado en llamar destinos turísticos inteligentes: ese es el camino.

En lo que se refiere a la satisfacción del turista, los resultados comparativos son los siguientes:

Calificación del viaje realizado (1-10), Huelva-Andalucía (2008-2013)
Año
2008
2009
2010
2011
2012
2013 (**)
Alojamiento
7,9-7,9
7,6-7,8
7,6-8,0
8,0-8,0
8,0-8,2
8,3-8,3
Restauración
6,9-7,4
6,4-7,3
6,5-7,5
7,0-7,7
7,4-8,0
7,7-8,0
Ocio-diversión
6,6-7,0
6,4-7,2
6,3-7,2
6,7-7,4
7,1-7,8
7,7-8,0
Transportes públicos
Autobuses
7,3-7,1
7,0-6,9
7,5-7,0
6,9-7,3
7,2-7,7
7,3-7,9
Trenes
5,8-6,5
7,0-6,4
7,8-6,8
7,5-7,8
7,9-8,3
7,9-8,1
Taxis
4,6-6,1
n/d-6,3
n/d- 6,5
n/d- 7,3
7,0-7,7
7,7-7,9
Alquiler de coches
7,1-6,6
7,5-6,5
6,8-6,4
7,3-7,4
7,7-7,8
7,6-8,1
Calidad de la oferta turística
Playas
7,5-7,2
7,2-7,3
7,2-7,3
7,7-7,5
7,6-7,7
7,7-8,0
Paisajes, parques naturales
7,6-8,0
7,3-7,8
7,3-7,9
7,4-8,2
7,6-8,4
7,9-8,1
Entornos urbanos
7,2-7,4
7,1-7,4
7,1-7,6
7,2-7,7
7,4-8,0
7,4-7,9
Seguridad ciudadana
7,0-7,1
6,8-7,4
6,7-7,6
7,3-7,9
7,4-8,1
7,5-8,1
Asistencia sanitaria
6,8-6,7
6,5-6,8
6,4-6,7
6,9-7,2
7,1-7,7
7,4-7,8
Atención y trato
7,3-7,8
7,0-7,9
7,0-7,9
7,4-8,2
7,8-8,5
7,8-8,5
Relación precio/servicio
7,4-7,4
7,3-7,5
7,3-7,6
7,5-7,7
7,7-8,0
7,6-8,1
Red de comunicaciones
7,3-7,1
7,0-7,3
7,0-7,4
7,5-7,6
7,7-8,0
7,8-8,2
Limpieza
6,5-6,6
6,1-6,7
6,2-7,1
6,7-7,4
7,4-7,7
7,5-8,0
Nivel del tráfico
6,2-6,4
5,9-6,3
6,4-6,6
6,7-7,0
7,3-7,6
7,6-7,8
Señalización turística
6,8-6,8
6,7-7,0
6,7-7,1
7,1-7,4
7,5-7,7
7,4-8,0
Información turística
6,8-7,0
6,6-7,1
7,1-7,2
7,2-7,5
7,4-8,1
7,9-8,3
Patrimonio cultural
7,2-7,3
6,5-7,5
6,9-7,6
7,4-8,0
7,6-8,3
7,9-8,2
Infraestructura para la práctica del golf
7,2-6,4
7,0-6,3
6,8-6,0
7,6-7,2
7,5-7,4
7,7-8,2
Puertos y actividades náuticas
7,2-7,3
6,6-6,6
7,1-6,8
7,8-7,7
7,3-8,3
7,8-8,6
Índice sintético de percepción (*)
6,9-7,0
6,8-7,1
6,9-7,2
7,2-7,6
7,5-8,0
7.7-8,1
Diferencia
-0,1
-0,3
-0,3
-0,4
-0,5
-0,4
n.d.: no disponible.
(*) Representa la media geométrica de las calificaciones dadas para los diferentes conceptos del viaje realizado en Andalucía.
(**) Provisional. Se ha tomado el 3er trimestre del año, por tratarse del más representativo.
Fuente: elaboración propia con datos del IECA (Encuesta de Coyuntura Turística de Andalucía).

En rojo se han marcado aquellos factores en los que se observa una desventaja relativa, mientras que el verde indica una posición de ventaja comparativa. Desafortunadamente son bastantes más los primeros (restauración, ocio/diversión, paisajes/parques naturales, seguridad ciudadana, atención/trato, limpieza, patrimonio cultural) que los segundos (podría decirse que sólo las instalaciones para la práctica del golf), poniendo de manifiesto una serie de puntos de mejora en los que trabajar y también en causa ciertos mitos sobre nuestro turismo (con mensajes de onubensismo oficialista vacuo, cargados de buenismo, que no conducen a nada en la práctica pero son los que a muchos les gusta oír). Reparen en que no son déficits coyunturales, sino sostenidos en el tiempo sin que se corrijan en términos relativos, que es lo verdaderamente sustantivo, pues estamos hablando de competir, y eso significa que el cliente compara.
En términos anuales, esto se traduce en un índice sintético de satisfacción en el que Huelva está sensiblemente por debajo de la media andaluza, sin visos de recuperación y situándonos en muchos aspectos a la cola regional. Cerrando los ojos a la realidad y sin auto-crítica, más allá de las reivindicaciones a otros, no saldremos del pozo.

Mucha más información en:
http://alfonsovargassanchez.blogspot.com.es/2013/10/el-turismo-en-la-provincia-de-huelva-de.html

Finalmente, la imagen del reportaje publicado, de plena actualidad y que sintetiza la manifiestamente mejorable situación presente: