Bienvenida

¡GRACIAS POR SU INTERÉS!

Bienvenido/a a este blog, que nace, con el año 2012, como vehículo para divulgar y compartir inquietudes e ideas, sobre todo en materia de turismo. Antes, he aquí el documento resultado de casi cinco años (2010 a 2014, 55 artículos) escribiendo cada mes en HEconomia, con análisis y propuestas para el turismo provincial: https://dl.dropboxusercontent.com/u/48698330/HEconomia_2010_2014_55_articulos.pdf

Además, en las siguientes URLs encontrará más, mucho más, sobre mi actividad académica: http://www.uhu.es/alfonso_vargas/ - http://alfonsovargassanchez.wix.com/geidetur

Y lo más importante: ¿aún no conoce Huelva? Descúbrala en el siguiente enlace y en la presentación que sigue: http://www.turismohuelva.org - https://dl.dropboxusercontent.com/u/48698330/AunNoConocesHuelva.pps

__________________________________________________________

domingo, 17 de marzo de 2013

EL TURISMO EN LA PROVINCIA DE HUELVA

Le estaría muy agradecido si dedicara unos instantes a contestar este sencillo y breve cuestionario sobre la provincia de Huelva como destino turístico. También puede compartirlo con otras personas a tal fin. Sus opiniones son importantes para mejorar. Gracias!

https://docs.google.com/forms/d/1j--RxcC38KlOqrenTFBXgwb1c_Pc_dKBP3ofIN32LMw/viewform

miércoles, 6 de marzo de 2013

TURISMO GASTRONÓMICO

El artículo del mes pasado, sombrío por el balance global del año turístico 2012 que los números –objetivamente- dictan, concluía, sin embargo, con una dosis de esperanza. Dentro y a pesar de la crisis hay sectores que están siendo capaces de cambiar, de evolucionar positivamente. Dentro del turismo, éste es el caso de la restauración, de la gastronomía local. Aunque no es un fenómeno limitado a la ciudad de Huelva, me referiré a la capital porque quizás sea dónde se pueda identificar con más nitidez.
La gastronomía onubense siempre tuvo una buena reputación, pero más por la calidad de sus materias primas que por lo elaborado de sus platos. Sin perjuicio de la belleza de esa simplicidad, que debe seguir estando ahí, el mundo en que nos ha tocado vivir nos exige reinventarnos periódicamente. Y en Huelva, en unos años especialmente difíciles (quizás debido a ello), la restauración local se está reinventando con la irrupción de una serie de chefs que están siendo capaces de darle un aire nuevo, moderno, innovador. Un fenómeno interesante, sobre todo en el sentido de colocar la creatividad y la innovación en el corazón de la arquitectura empresarial; y ésta es una lección transferible a cualquier actividad económica.
Andoni Luis Aduriz, uno de esos cocineros que ha puesto la gastronomía española en el escaparate mundial, declara en el libro de Marta Fernández Guadaño “Reinventores” (2012), que “el problema es cuando no tienes ideas; ahí estás muerto”. Instalarnos en el “sota, caballo y rey” significa no ya no avanzar, sino retroceder, y eso no nos lo podemos permitir en un mundo en el que, como venía a decir la Reina de Corazones en el cuento de Alicia en el País de las Maravillas, aquí hay que correr mucho para seguir estando en el mismo sitio. Es el precio, hoy, de la supervivencia.
Los restauradores de éxito son creadores que han alcanzado una gran notoriedad en la sociedad y han prestigiado su profesión gracias a una capacidad innovadora que les permite reinventarse cada cierto tiempo. Han conseguido levantar expectación acerca de sus próximas creaciones, al tiempo que generar pasiones, controversias, debate. Sea como fuere, sus propuestas no pasan desapercibidas. Y en Huelva nos hemos subido, felizmente, a este tren.
En muchos destinos urbanos, el turista acude atraído por la visita a un gran monumento, museo, etc., y de paso aprovecha para comer. Hoy por hoy la ciudad de Huelva no cuenta con esos ganchos, pero sí puede tener otros. En concreto, cuenta con una nueva gastronomía que está a gran altura. De tal suerte que aquí podríamos invertir la ecuación, de forma que ese gancho sea, precisamente, el de disfrutar de una experiencia gastronómica de primer nivel, y de paso hacer otras cosas (visitas, compras…). Convertiríamos lo que tradicionalmente ha sido visto como complementario en el centro de nuestra trama turística.
Siempre hemos tenido recursos (las referidas materias primas de acreditada calidad que están en la mente de todos, locales y foráneos), pero ahora  estamos en condiciones de diseñar una oferta gastronómica con productos que en nada tienen que envidiar a la mayor parte de las ciudades, y esto hemos de aprovecharlo y potenciarlo.
Dani García, otro de esos conocidos chefs que aparecen en el citado libro, dice en un pasaje del mismo que “un cocinero ahora habla de ideas de negocio, gestión y relaciones comerciales con los proveedores y sus colegas; antes, sólo hablábamos de recetas”. Esto refleja la transición de la creatividad (las ideas) a la innovación (los productos y experiencias gastronómicas) y a la gestión (para alcanzar la rentabilidad del negocio), a la par que la dualidad cocinero-empresario, el profesional creativo que está en los fogones y a la vez dirige su propio restaurante (o cadena).
A partir de ahora tenemos que empezar a tomar a los chefs-empresarios de Huelva como referencia, porque están haciendo un gran trabajo: están inyectando talento y tecnología, propiciando con ello el renacer de la gastronomía local. Además, están organizados y cooperan entre sí. Este nuevo impulso puede (debería) contagiar a muchos otros, abriendo un nuevo y prometedor horizonte lleno de posibilidades. Ambas gastronomías, la nueva y la tradicional, nos pueden ayudar mucho a encontrar nuestro sitio en el complejo panorama turístico nacional (e incluso más allá). Observado desde fuera, es como lo veo: arroja una brillante luz.
---
Publicado en HEconomia el 5-3-13

martes, 5 de marzo de 2013

UNA GRAN INICIATIVA, QUE DEBE PROSEGUIR

Cómo pasa el tiempo...Estos cinco años de Comunidad Hosteltur han supuesto para mí un soplo de aire fresco, de intercambio con los profesionales del sector (nuestro Grupo “HUELVA LA LUZ”, dinamizado por GEIDETUR, es un buen ejemplo), algo que para los académicos no siempre es fácil, pese a ser imprescindible. Necesitamos construir puentes mucho más sólidos entre el mundo académico y el profesional, y esta Comunidad ha sido, y debe seguir siendo, un pilar importante, aún más si cabe en su nueva etapa. Más que un canal de información, lo ha sido de comunicación, es decir, de ida y vuelta, de retroalimentación mutua, siendo éste un proceso clave para la mejora de un sector que, pese a ser la primera industria del país, sigue estando, no diré olvidado, pero sí en un segundo plano en tantas y tantas decisiones políticas. En lo que a la universidad se refiere, a nivel de investigación científica sigue sin recibir la atención que merecería su destacado papel en la economía nacional y lo que representa para la imagen de España en el mundo. Como tampoco están, en general, a la altura de las necesidades actuales los estudios universitarios en turismo. Para mejorar todo esto necesitamos de unos canales estables y eficaces de interacción con el mundo profesional, para beneficiarnos mutuamente. Es de interés de todos que el turismo salga fortalecido, y sólo será así si creamos una economía del turismo soportada en el conocimiento y en la que la innovación se sitúa en el corazón de su arquitectura estratégica.

Ayer, sin ir más lejos, recibía el enlace a un artículo publicado en Portugal titulado "O Turismo promove um país de criados". Aún hay gente, mucha, que sigue viendo el turismo así, demostrando un desconocimiento brutal de lo que es el turismo hoy: una industria intensiva en trabajo, tan necesario en estos tiempos (pese a verse afectado por la estacionalidad), pero también intensiva en tecnología, en conocimiento puntero capaz de irradiar nuevas soluciones que mejoren el desempeño de las organizaciones y, a la postre, la experiencia del turista. La Comunidad Hosteltur ha jugado, y estoy seguro que lo seguirá haciendo, un papel relevante en esa tarea de transmitir a la sociedad lo que el turismo es en realidad hoy, que es diferente a lo que fue ayer, y será distinto a cómo será mañana. Eso sí, sea lo que fuere, lo co-crearemos entre todos. Comunidades como ésta son instrumentos facilitadores de la conversación y la co-creación.

El turismo es un mundo lleno de oportunidades, porque está ligado a los sueños, a la ilusión: la limitación más severa de todas es la que está en nosotros mismos, en nuestra imaginación, en nuestra creatividad, en nuestra capacidad de convertir esas ideas frescas en productos que despierten el apetito del turista, en la generación de experiencias especiales. Comunidades como ésta contribuyen a alimentar el complejo proceso que está detrás de todo esto, detrás del mosaico o malla tupida como analogías con las que podemos ayudar a visualizar la complejidad de esta fascinante industria, con la que se hace feliz a tantos millones de personas, aunque sea por unos días.

Felicitaciones y adelante con bríos renovados. Seguimos necesitando de la Comunidad Hosteltur.