Bienvenida

¡GRACIAS POR SU INTERÉS!

Bienvenido/a a este blog, que nace, con el año 2012, como vehículo para divulgar y compartir inquietudes e ideas, sobre todo en materia de turismo. Antes, he aquí el documento resultado de casi cinco años (2010 a 2014, 55 artículos) escribiendo cada mes en HEconomia, con análisis y propuestas para el turismo provincial: https://dl.dropboxusercontent.com/u/48698330/HEconomia_2010_2014_55_articulos.pdf

Además, en las siguientes URLs encontrará más, mucho más, sobre mi actividad académica: http://www.uhu.es/alfonso_vargas/ - http://alfonsovargassanchez.wix.com/geidetur

Y lo más importante: ¿aún no conoce Huelva? Descúbrala en el siguiente enlace y en la presentación que sigue: http://www.turismohuelva.org - https://dl.dropboxusercontent.com/u/48698330/AunNoConocesHuelva.pps

__________________________________________________________

jueves, 16 de agosto de 2012

¿QUÉ NOS ESTÁ PASANDO?

Las malas noticias económicas nos acosan casi a diario. Conceptos que hasta hace relativamente poco pasaban desapercibidos para el ciudadano común, como la prima de riesgo y otros, ahora están permanentemente en los medios de comunicación y son tema habitual de conversación y de preocupación. Esta presión lo está absorbiendo todo, y es normal, por ser reflejo de una situación de extrema gravedad. Y parece bastante evidente que va a durar.
Con todo, y aunque las urgencias sean tan agobiantes, deben quedar instancias que mantengan la capacidad de análisis, con objetividad y cabeza fría. Tratando de hacer este ejercicio, llego a varias conclusiones:
1.-Pese al enorme ajuste que se ha producido en nuestra economía, sobre todo entre autónomos y pymes con el telón de fondo del pinchazo de la burbuja inmobiliaria y sus derivaciones, es un hecho que seguimos contando con empresas punteras internacionalmente en no pocos sectores: ingeniería y construcción civil, textil-moda, petroquímico, energético, telecomunicaciones, banca, agroalimentación, turismo…Nuestro tejido productivo no es en absoluto menor ni despreciable, es competitivo en muchos sectores, y la buena noticia es que las exportaciones están creciendo a buen ritmo (a la fuerza ahorcan). Además, contamos con algunas de las escuelas de negocios mejores del mundo, donde se forman sus directivos.
2.-Si el sector privado cuenta con gestores de valía (sin que ello exima de errores y excesos en sus élites) y empresas competitivas a nivel internacional, la explicación a lo que nos pasa parece que debe estar más bien en el lado de la “cosa” pública: cajas de ahorro, entramado institucional demasiado costoso e inadecuado para estimular las inversiones y la actividad empresarial, déficit público, deuda pública (aunque no olvidemos que la privada –empresas y familias- es aún mayor)…Por hacer un paralelismo que se entienda, de la misma manera que cualquier gran empresa tiene su departamento de personal que selecciona sus directivos, en la empresa pública España ese departamento de recursos humanos son los partidos políticos, en cuyo seno se decide quienes van a ocupar parlamentos, ministerios, direcciones generales, consejerías, alcaldías, …, presidencias de empresas públicas y demás entes ligados a la administración del Estado en sus varios niveles. Quizás sea verosímil pensar que este sistema de selección de estos gestores públicos ha fracasado estrepitosamente. En toda generalización hay excepciones, pero entiendo que parte de la autocrítica y de la explicación de lo que nos pasa es que a puestos de altísima responsabilidad han llegado personas sin la debida preparación, profesionales de la política que han hecho su carrera en los escalafones de los partidos pero con una escasa o nula experiencia en el mundo real.
En un país del llamado tercer mundo como Paraguay, hubo hace unos años gente sensata que puso en marcha un programa denominado “Para que lleguen los Mejores”, en el que los candidatos a concejales de todos los partidos pasan por un programa de capacitación para que puedan llevar a cabo sus funciones públicas con una cierta base de conocimientos. Probablemente haya que tomar nota de ésta y otras buenas prácticas para reinventar ese departamento de personal que selecciona a quienes van a manejar cuantiosos fondos públicos, que son de todos, y van a decidir sobre nuestras vidas y haciendas.
3.-No fuimos capaces de digerir del todo bien la ingente cantidad de fondos europeos y de financiación baratísima de la que fuimos beneficiarios durante los años de bonanza económica. Qué duda cabe que se hicieron cosas positivas, pero también hubo muchos excesos, los del nuevo rico que se cree lo que no es. Todo eso que antes nos llovía del cielo europeo, ahora lo debemos, con el lastre enorme que va a representar durante décadas. En esta responsabilidad debemos reconocer que los gestores públicos no estuvieron solos. Es evidente que fruto de esos excesos de algunos, ahora quienes nos prestan el dinero que necesitamos no confían lo suficiente en nosotros,  y lo que toca es apretarse y cumplir, sí, pero no sólo eso: toca seguir haciendo esfuerzos para ser aún más competitivos en una economía global, en la que sólo con productos diferenciados por su  mayor valor añadido, por su tecnología superior, por su fuerte componente de conocimiento e innovación, podremos hacernos un hueco que nos permita ir arrojando lastre (deuda y desempleo) y respirar con mayor desahogo. Lo que se ha dado en llamar el cambio de modelo productivo, del que el cambio en el sistema educativo es pieza esencial.
---
Publicado el 15-8-12 en Huelva Información, Granada Hoy, Europa Sur, El Día de Córdoba, Diario de Sevilla, Diario de Jerez y Diario de Cádiz.

martes, 14 de agosto de 2012

'IKEANDO' EN LAS EMPRESAS

Interesante artículo publicado en el diario "El País" por el Dr. José María Gómez Gras, Catedrático de la Universidad Miguel Hernández de Elche (Alicante): http://atrilo.es/content/archivo_pdf/20120226_jose_maria_gomez_ikeando_pais.pdf

lunes, 6 de agosto de 2012

MANTENER COMPETITIVO NUESTRO SECTOR TURÍSTICO

“No sobreviven ni los más fuertes, ni los más inteligentes, sino aquellos que responden más positivamente al cambio”. Esta advertencia decimonónica de Charles Darwin la ha actualizado el científico contemporáneo Stephen Hawking, cuando dijo aquello de que: “Inteligencia es la habilidad de adaptarse al cambio”.

El sector turístico de Huelva no es el más fuerte, obviamente, pero sí podríamos ser más inteligentes si nos dotáramos de mecanismos ágiles y eficaces para responder y adaptarnos al cambio. Es ahí en realidad donde nos jugamos nuestra supervivencia.

Por razones diversas -unas de carácter general de pautas evolutivas del turismo y otras particulares de nuestra realidad provincial-, el turismo onubense se encuentra ante un nuevo escenario que requiere una reacción. Los agentes públicos y privados deberían tomar conciencia, analizar las claves de ese nuevo escenario, tomar decisiones y actuar.

En nuestra propuesta de visión 2020[1], simbolizamos esos resortes necesarios para lograr esa imprescindible capacidad de adaptación al cambio en la trilogía cerebro-músculo-alma.

De entre todo el complejo entramado de factores determinantes de esa capacidad dinámica, me centraré hoy en un recurso esencial que hemos de poner en juego: nuestra marca, “Huelva la Luz”.

El único sitio donde se gana la batalla competitiva es en la mente del consumidor, del turista. Y para ganar ese espacio en la mente de quien queremos que nos visite necesitamos de una marca potente, atractiva, evocadora de un mensaje cautivador. Como expresó muy gráficamente el diseñador Walter Candor: “Los productos se construyen en las fábricas, las marcas se construyen en la mente”.

La clave para posicionarse en esas mentes es identificar una idea simple y clara sobre la que pueda construirse una imagen que nos diferencie y nos haga más atractivos que otras alternativas. Luego transformar esa idea en el referente principal, en la clave de nuestra estrategia comercial. Se trata de transformar ideas simples en la estrategia empresarial o institucional.

No disponer de una marca reconocida es una limitación enorme en cualquier sector, también, cómo no, en el turístico, pero la provincia de Huelva la tiene, y además fue capaz de crearla de la mejor manera posible: como fruto de un ejercicio de escuchar atentamente a nuestros clientes-turistas.

Conseguir una marca con reconocimiento, visibilidad y capacidad de transmitir los valores que deseamos es un objetivo imprescindible. No es nada fácil de lograr, pero sí sabemos que el error más común es no tener el compromiso necesario para mantener un mensaje único y sostenido a largo plazo; en otras palabras, la ausencia de coordinación y coherencia en la información que se emite desde las empresas e instituciones.

¿Qué necesita, pues, la provincia de Huelva, partiendo de la base de que cuenta con una marca que, a priori, tiene condiciones para jugar un papel eficaz en la mente del turista potencial? Capacidad de organización para alinear los esfuerzos y mensajes (asegurando así en la mayor medida posible el compromiso referido más arriba) y alguien que alimente y desarrolle esa marca con los argumentos científicos, técnicos, artísticos apropiados (una especie de guardián de la marca que vaya más allá del corto plazo, tenga un plan y garantice una continuidad en el rumbo).

Este elemento de nuestro desarrollo turístico es demasiado importante como para no prestarle atención, pensar que es algo espontáneo o dejarlo en un segundo plano. La experiencia demuestra que es una prioridad estratégica, y como tal debe ser tratada también aquí. Preguntémonos, pues, qué estamos haciendo en este sentido y qué más podríamos hacer.

Deberíamos esforzarnos, en suma, por convencer a los inversores (tanto a los que ya están, para que resistan estos tiempos de estrecheces, como a los que puedan venir) que éste es un destino que merece su confianza, porque sabe lo que quiere, tiene un plan, cuenta con una organización, con personas capaces y con los apoyos necesarios.  De lo contrario, no sería extraño que una vez acabe la temporada de verano nos encontremos con algún sobresalto a añadir a los que padecimos meses atrás.
---
Publicado en HEconomía el 2-8-12.